Los ganaderos piden que la UE financie las vacunas por un brote de 'lengua azul'

  • Asaja asegura que esta enfermedad no entraña ningún riesgo para las personas

Una explotación del municipio de Benadalid ha sido la última en sumarse a la lista de ganaderías afectadas por la lengua azul en Málaga. Con éste son cinco los focos detectados en menos de un mes. A finales de octubre, en un control rutinario se detectó una en Gaucín, y otras dos en esta misma localidad en el mes de noviembre. Hace 17 días el virus se encontraba en una finca de Casares. En lo que va de año se han registrado 38 focos en la provincia.

Las organizaciones ganaderas aseguran que esta enfermedad no reviste demasiada gravedad en las especies ovinas y vacunas, y en ningún caso, suponen un riesgo para las personas si comiesen su carne. Sin embargo, si tendrá una gran repercusión económica para los ganaderos dado que el elevado índice de casos ha llevado al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a modificar la orden por la que todas las reses tendrán que ser vacunadas antes del 31 de julio del próximo año.

Dicha orden ministerial establece, según la última modificación, "la obligatoriedad de vacunar frente al serotipo 4 del virus de la lengua azul de los animales de las especies ovina y bovina mayores de tres meses de edad en el caso de que dichos animales se ubiquen en la zona restringida frente a los serotipos 1 y 4 del virus de la lengua azul". Siento éste último el detectado en las provincias andaluzas.

Esta medida supondrá para los ganaderos malagueños un gasto de casi 1 millón de euros teniendo en cuenta que la cabaña ovina está integrada por 130.000 animales y 18.000 en el caso del vacuno. Requieren de dos tomas que cuestan 3 euros cada una para las primeras y seis euros, para las segundas. "No debe ser el ganadero quien asuma ese coste ya que son precisamente quienes sirven de parapeto para que la enfermedad no entre en la Unión Europea. Por tanto, es ésta la que de debe financiarla", reivindicó el veterinario de Asaja Málaga, Carlos Carrería, quien explicó que en todos los análisis practicados se ha detectado la recirculación del serotipo 4 producido por un mosquito procedente de África.

Es por ello que todas las explotaciones afectadas pertenecen a la Serranía de Ronda y de la costa occidental dada su proximidad con el campo de Gibraltar donde también se han detectado, al igual que en Huelva. "Tarifa está a apenas 14 kilómetros de Marruecos, por lo que es fácil que llegue hasta estas explotaciones. Si son los ganaderos andaluces quienes ponen el colchón y hacen de freno, con el consiguiente perjuicio de nuestros animales, el coste de las vacunas obligatorias debe repercutir en la Unión Europea", defendió Carreria. Éste aclaró que las especies no se contagian de ningún modo, solamente se ven afectadas aquellas a las que les pica el mosquito.

Los síntomas son como si fuese "una gripe fuerte" con una diminución de la producción de leche. "No tiene ninguna incidencia en las personas. En primer lugar estos animales se encuentran aislados y no llega a la cadena humana, pero en caso que lo hiciera, no tiene ninguna repercusión en las personas", aseguró.

La detección de estos focos de lengua azul en Málaga fue posible tras las inspecciones rutinarias que la administración realiza en explotaciones centinelas.

La consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Elena Víboras, ya ha solicitado por carta al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que proponga a las autoridades europeas la dotación de fondos para la implementación de sistemas de vigilancia para una detección precoz y la aplicación de medidas de lucha específicas, como las vacunaciones, ante posibles brotes de epizootias con origen en el norte de África que llegan a Andalucía simplemente por algo "tan incontrolable" como la acción del viento, una petición que llega tras detectar el Departamento andaluz varios focos del virus de la fiebre catarral ovina, conocida como lengua azul.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios