La generación Pimpi

Hace tres años, un periodista casi desterrado de su Málaga natal, volvía a su tierra tras una larga trayectoria periodística donde vivió multitud de experiencias. Su nombre es Pepe Infante, que tras ver, oír y no callar, decidió asentarse en Málaga y volver a poner en marcha algo que le hace completamente feliz, divulgar la poesía y la cultura de su tierra. Haciendo memoria, regresó a El Pimpi donde 40 años atrás había promovido las conocidas tertulias de Los Viernes de Gloria, con su amiga Gloria Fuertes.

Ya entonces, se consiguió un gran éxito, tanto que su fama ha perdurado hasta hoy día. Así que, al decidir retomar aquellas reuniones, se buscó un grupo de poetas y se determinó llamarlas, Los Lunes de El Pimpi. Así han pasado tres años y ya se ha convertido en un referente cultural para la ciudad.

El pasado lunes se clausuró la tercera temporada con una reunión muy particular. Esa tarde el joven poeta Diego Medina, presentó su último libro acompañado por Francisco Ruiz Noguera, incondicional de las tertulias y Antonio Jiménez Millán . Seguidamente se entregó el Premio Cero de Poesía Joven que atraviesa su cuarta edición. La primera realizada hace más de cuarenta años, que recaía en Juvenal Soto, y la segunda y tercera, celebrada los pasados años, en 2013 fue ganador Jorge Villalobos y en 2014 el propio Diego Medina.

Este año 2015 el ganador de este premio dotado con 2.000 euros patrocinados por El Pimpi fue el joven Jesús Baena por su poema "Raíz de mi derrota", premio entregado por el cofundador de El Pimpi, Pepe Cobos.

Asimismo, se anunció el Premio Cero A Toda Una Vida al músico malagueño Manuel del Campo y del Campo, presidente de Honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo. También se concedieron tres Menciones Honoríficas a los poemas Desnudo en el taller de David Leo García, Teorema de Cristian Alcaraz y Debajo del agua a Ana Llurba. Por último intervinieron los cantautores Ana García y Daniel Díaz Godoy.

Lo más curioso de todo es que las Tertulias de El Pimpi comenzaron siendo una reunión de grandes glorias de la literatura y la cultura de la ciudad, y poco a poco ha ido llamando la atención de jóvenes que parecían escondidos y que no solo están empezando a asomar la cabeza, sino que también se van alimentando los unos de los otros y cada vez crean más y de mayor calidad. Una generación de jóvenes poetas que empieza a ser conocida como la Generación Pimpi.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios