Los gerentes y las nóminas menguantes

  • El salario de Yolanda Aguilar, al frente del Palacio de Ferias, ha pasado de 169.211 euros en 2009 a 53.380 tras el último ajuste anunciado por el Ayuntamiento

La figura de los altos cargos vuelve a ser objeto de controversia en el seno del Ayuntamiento de Málaga después de que la pasada semana el alcalde, Francisco de la Torre, y el portavoz de Ciudadanos, Juan Cassá, formalizasen la que será la quinta reducción salarial de la que son objeto en los últimos seis años estos directivos. Si bien la afección de la medida, clave del acuerdo de investidura que permitió a De la Torre contar con los votos favorables de los tres ediles del partido naranja es extensible a la práctica totalidad de gerentes, coordinadores, personal eventual y directores técnicos, es sobre los responsables de las empresas municipales sobre los que se pone de manera especial el acento.

La rebaja, que aún debe ser ratificada por los consejos de administración de cada uno de estos entes, sitúa en 84.750 euros el tope salarial de altos cargos como el gerente de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), de la Empresa Municipal de Aguas (Emasa) y de Limasa, entre otros. Cifras a las que hay que añadir, eso sí, los pluses por objetivos que tienen consignados y que rondan, en algunos casos, los 24.000 euros. Este ajuste salarial es el último de los aplicados en los últimos dos mandatos por el regidor del PP, que en muchas ocasiones ha actuado a regañadientes y forzado por las críticas.

Ampliando el campo de visión, uno de los interrogantes que se puede hacer es si el malestar que muchos de los damnificados vienen expresando cada vez que se les toca la nómina está o no justificada. La realidad, más allá de que se puedan considerar elevadas o no las retribuciones que tienen asignadas, es objetivo que la reducción de la carga económica que suponen para las arcas municipales es más que apreciable. En términos globales, los responsables de las 13 empresas municipales han pasado de sumar 1,4 millones de euros brutos anuales en el año 2009 a unos 740.000 euros en el presente ejercicio, conforme a la previsión ya anunciada.

Aunque la tendencia es de bajada en todos los casos, una figura es la que gran afectada por estas modificaciones salariales: Yolanda de Aguilar. La directora del Palacio de Ferias y Congresos de Málaga fue fichada por De la Torre cuando ésta trabajaba en Ifema, la institución ferial de Madrid. Su desembarco en Málaga se produjo con un salario de unos 180.000 euros brutos anuales, si bien el contrato original incluyó cláusulas de blindaje que le garantizaban percibir hasta dos veces su salario en caso de ser despedida. Nunca se llegó a esa situación y con el paso de los años las citadas prerrogativas quedaron eliminadas.

Los datos oficiales del Ayuntamiento elevan a casi 170.000 euros brutos la retribución de Aguilar en 2009. El presente acuerdo de Ciudadanos y el PP sitúa ahora los emolumentos que le corresponderán a la directivo en 53.380 euros. Es decir, que entre ambos periodos ha sufrido una reducción del 68,4%. En el caso concreto del futuro nuevo salario, siempre que lo acepte y no decida abandonar sus actuales responsabilidades, excluye el complemento de 18.000 euros que hasta la fecha le asignaba el Ayuntamiento, manteniendo un plus por objetivos de 22.000 euros. Incluyendo este último parámetro, y en el supuesto de que lo cobrase íntegro, la rebaja sería del 55%.

La rebaja en este intervalo es incluso superior, del 69,5% en el caso del gerente de Promálaga, puesto por el que han pasado en este intervalo de tiempo hasta tres personas. El más agraciado por el salario fue José Estrada, quien en 2009 marcaba el tope retributivo del Ayuntamiento con 175.388 euros, según datos del propio Ayuntamiento. El puesto, tras el último ajuste, se reduce a 53.380 euros.

En esta misma tendencia, es de apreciar las caídas que sufren responsabilidades como la del gerente de Parcemasa, que pasará a cobrar tras la aprobación por parte del consejo de administración, 53.380 euros, un 56,3% menos que en 2009. En ese momento, la consignación que tenía atribuida era de 122.168 euros.

Porcentualmente, el siguiente con mayor reducción es el responsable de Emasa, José Luis Rodríguez, que mantiene esta responsabilidad en los últimos mandatos. De los 156.788 euros brutos anuales con los que se le retribuía en 2009 pasa a un salario base de 84.578 euros. No obstante, en este caso, como en otros, la referencia guarda una letra pequeña que se cuantifica en 24.000 euros de plus por unos objetivos que viene alcanzando desde la fijación de los mismos. Añadiendo este importe, la suma que podría mantener es de 108.578 euros, unos 48.000 menos.

Miguel Ruiz, gerente de la Empresa Malagueña de Transportes (EMT), ha visto descender en un 45,4% sus emolumentos base desde 2009 hasta la fecha, pasando de 155.102 euros a 84.578 euros. Al igual que ocurre con Rodríguez, con De Aguilar o con el gerente de Limasa, Ruiz también tiene aplicado un complemento, en este caso de 20.680 euros. La posición respecto a los complementos atribuidos a los objetivos se mantienen intactos hasta final de año, quedando abierta su posible revisión desde inicios del próximo ejercicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios