Un gran inicio de año

  • Más de una docena de portacontenedores y cuatro buques de carga sucia completan la primera semana portuaria de 2012

La primera semana del 2012 se ha completado con una gran actividad a pie de muelle. Teniendo en cuenta la estacionalidad del tráfico crucerístico que durante el invierno apenas destila un leve goteo de escalas, los primeros sietes días de este recién estrenado año, han movilizado un muy significativo número de barcos de carga.

Aún con la avalancha de buques portacontenedores, que está prevista que se mantenga durante algunas semanas más, la terminal malagueña del muelle nueve ha comenzado 2012 con un pleno de atraques en el que se ha superado la docena de buques llegados en una semana. Con estas magníficas cifras y teniendo en cuenta que la bahía se mantiene con un buen número de containeros fondeados a la espera de atracar para realizar sus operaciones de carga y descarga, el mes de enero se prevé muy movido. Un significativo movimiento de buques donde se incluirán las escalas que los barcos que Maersk y CMA-CGM en su Servicio WestMed Amerigo deberían haber realizado en Algeciras y que temporalmente, debido a la congestión del puerto gaditano, serán desviadas a Málaga.

Pero con independencia de estos movimientos, quizás lo más destacado de esta primera semana del año nuevo haya sido la significativa afluencia de buques de carga sucia. Teniendo en cuenta el pobre balance de graneleros con el que se cerraba 2011, la primera semana de 2012 finalizaba con cuatro entradas. Cemento, aceite y dolomita cargados, y una operativa de descarga de fertilizante, han ocupado los muelles seis y siete en los primeros días del año.

Una intensa actividad que se verá complementada, ya en la segunda semana del año, con la llegada prevista para hoy del buque de cargas especiales Jumbo Vision; el cual, tras atracar en el pantalán de Levante durante dos días realizará diversas operaciones de mantenimiento a la vez que cambiará parte de su tripulación.

Un muy significativo inicio de año que, a la espera del masivo desembarco de los buques de turistas en primavera, podría dar un poco de luz a un sombrío invierno portuario no demasiado esperanzador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios