Seis grandes obras de depuración están aún sin ejecutar en la Costa

  • La Junta de Andalucía no prevé terminar con el saneamiento integral de la provincia hasta 2015, fecha límite dada por la Unión Europea y 20 años después de ser declarado de urgencia por el Gobierno

Quince años después de que se declarara con carácter urgente la finalización del saneamiento integral de toda la Costa del Sol, aún están pendientes de ejecutar seis grandes obras. Excepto la depuradora de aguas residuales de Torrox, que ya se encuentra en fase de pruebas, el resto ni se ha empezado a pesar de que sólo quedan cinco años para que cumpla el nuevo plazo dado por la Unión Europea para que todos los municipios de más de 2.000 habitantes depuren sus aguas ante el reiterado retraso que acumula España para lograr el vertido cero al que aspira la directiva marco del Agua.

Fue el último Consejo de Ministro que presidió el socialista Felipe González el que dio el visto bueno en 1995 al conjunto de obras prioritarias y necesarias para acabar con el vertido de aguas residuales al mar en la provincia de Málaga. Pero a día de hoy, todavía siguen coleando algunas. El caso más flagrante es el de la depuradora prevista en Nerja, que es el único municipio de la Costa del Sol que sigue sin contar con una planta de tratamiento a pesar de que en verano su población se triplica.

El foro de seguimiento del saneamiento integral de la Costa del Sol, que calcula que hará falta una inversión de 300 millones de euros en los próximos años, volvía a insistir el martes en la necesidad de poner en marcha de una vez esta obra, cuya declaración de impacto ambiental sigue aún en tramitación en el Ministerio de Medio Ambiente. La delegada provincial de Medio Ambiente, Remedios Martel, pidió ayer calma al sector e insistió en que "se está trabajando para que se pueda iniciar la obra en el menor tiempo posible", aunque aún no hay ningún plazo cerrado.

La de Torrox sí se ha terminado ya y se encuentra en fase de pruebas. Lo que no está tan claro todavía es cuándo estará lista para entrar en funcionamiento, a pesar de que la delegada provincial apuntó el próximo mes de marzo como la fecha más probable.

Además de estas dos grandes obras pendientes en materia de depuración, también hay otras tres que 15 años después siguen coleando. Lo malo es que dos de ellas ni siquiera están contempladas en los futuros planes del Gobierno autónomico. Es el caso de la ampliación que se proyectó en la planta existente en Manilva y en la Cala de Mijas. Ni una ni otra están previstas a corto plazo, aunque sí ha comenzado ya la ampliación y mejora de la depuradora de Guadalmansa en Estepona.

Los cinco proyectos de depuración pendientes estaban incluidos también en el convenio de obras de interés firmado entre el Gobierno central y la Junta de Andalucía en 2004, antes de la transferencia de competencias que se realizó en materia de agua. El acuerdo contemplaba, además, reservar un presupuesto teórico de un total de 320 millones de euros para un plazo de entre siete y ocho años. La que no estaba incluida en el convenio era la depuradora norte de Málaga, que recogería las aguas residuales de Alhaurín de la Torre, Cártama, Torremolinos y los distritos de Puerto de la Torre, Churriana y Campanillas de la capital.

Según Martel, no se ha descartado "en ningún momento" y se sigue trabajando "en la búsqueda de la mejor ubicación". Sin embargo, el Ayuntamiento de Málaga tiene reservada en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) una parcela de unas 45 hectáreas junto a la nueva pista del aeropuerto. Tampoco se ha avanzado mucho en la depuradora del Bajo Guadalhorce. En ese caso, el objetivo era aglutinar las aguas residuales de Pizarra, Coín y Álora, y fue un proyecto incluido en la programación anterior a que la Junta de Andalucía recibiera las competencias del Gobierno central. El retraso de todas estas obras obligó al Gobierno autonómico a dar a aumentar el plazo hasta 2012, aunque ahora no espera acabarlas antes de 2015.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios