Nuestro granito de ayuda en Filipinas

Con calor, lluvia, mosquitos, durmiendo poco y comiendo mal, pero contentos por poder ayudar donde más lo necesitan en estos momentos: Filipinas. La expedición de la ONG Bomberos en Acción, en la que viajan dos efectivos del Consorcio Provincial de Bomberos, cumple casi una semana desplazada en Filipinas y según explican los compañeros que les sirven de apoyo a este lado, están realmente emocionados de la acogida que han tenido y la labor que están realizando en la ciudad de Basey, una de las más afectadas por el tifón Haiyan del pasado 8 de noviembre. Este núcleo urbano filipino ha sido prácticamente devastado; las cifras oficiales hablan ya de casi 4.000 personas fallecidas, más de 1.500 desaparecidos y unos 18.000 afectados.

Desde su llegada al país asiático el pasado miércoles, los bomberos y sanitarios están colaborando con Unicef en tareas de rescate de víctimas, atención a los damnificados de Basey y con una campaña de vacunación a los niños, mientras la potabilizadora con la que han viajado procura a la población unos 40.000 litros de agua al día. Gracias al sistema de ósmosis inversa que utiliza la planta se elimina la sal del agua marina que ha penetrado en la tierra, inutilizando prácticamente todos los pozos de la ciudad.

La misión está formada un médico y dos enfermeros del 061 de Murcia, un bombero de la misma provincia y dos efectivos del Consorcio Provincial de Bomberos. Ángel Pardal pertenece al parque de Colmenar y esta es la primera vez que acude a una catástrofe, mientras que su compañero, José López, del parque de Antequera, también es primerizo, aunque cuenta con experiencia previa en proyectos de cooperación en Paraguay.

La ONG ha trasladado desde Málaga hasta Basey la planta potabilizadora, además de mil kilos de medicinas y material de rescate. La operación ha sido sufragada por la Diputación Provincial -18.000 euros-, por lo que tanto la vuelta del equipo humano allí trasladado como de la máquina están garantizados. Por eso ahora, el propósito de Bomberos en Acción es prolongar la ayuda humanitaria, dejando la potabilizadora allí el mayor tiempo posible, ya que el viaje de vuelta está pagado. Así que buscan financiación para una nueva expedición de otros seis voluntarios que permanezcan en el lugar otros 15 días, lo que tendría un coste de 6.000 euros. De no conseguir los fondos necesarios, los efectivos regresarán el 3 de diciembre sin relevo posible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios