Una niña, grave en la UCI tras quedar atrapada por el pelo en un jacuzzi

  • La menor, noruega de 12 años, estaba de vacaciones El 061 la sacó de parada cardiorrespiratoria, pero está muy grave

Una niña de 12 años que vino a Málaga a pasar unos días de vacaciones se debatía ayer entre la vida y la muerte en la UCI del Materno con síntomas de ahogamiento. Según fuentes policiales, la pequeña quedó atrapada por el pelo en el aspirador de un jacuzzi de una urbanización de Estepona. El accidente ocurrió a primera hora de la tarde del miércoles en la urbanización Bahía de la Plata, de Estepona. La menor -de origen noruego y que pasaba unos días de descanso en la costa- fue hallada "boca abajo en el jacuzzi".

De inmediato, alertaron al 061 que desplazó una UVI móvil del Dispositivo de Cuidados Críticos. Cuando llegaron los sanitarios, el socorrista de la urbanización le estaba haciendo maniobras de resucitación cardiorrespiratoria (RCP). Una portavoz del 061 confirmó que los médicos del dispositivo de emergencias la atendieron en el lugar y lograron sacarla de la parada cardiorrespiratoria. De inmediato, la pequeña fue trasladada al Hospital Costa del Sol, en Marbella, sobre las 15:30.

En este centro sanitario, permaneció en el área de Cuidados Críticos, pero no llegó a ingresar, ya que el equipo de facultativos que la asistía optó por su evacuación al Hospital Materno Infantil, en Málaga. La niña fue trasladada en helicóptero debido a su gravedad. Anoche continuaba ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos del Materno en estado muy grave, según confirmó una portavoz del centro sanitario.

Málaga Hoy intentó conocer la versión de los responsables de la urbanización sobre lo ocurrido, pero tras dos llamadas telefónicas y pese a la insistencia de esta redacción, sólo indicaron que "no sabemos lo que ha pasado y no vamos a hacer ninguna declaración".

No ha sido el único accidente protagonizado por un menor en una piscina. En agosto de 2014, un niño de 2 años falleció ahogado en Mijas Costa. El menor fue hallado en la piscina de la casa adyacente a la vivienda en la cual residía con sus padres, por lo que las primeras hipótesis de la Guardia Civil apuntaban a que el pequeño subió al muro que dividía los dos chalés unifamiliares, perdió el equilibrio, resbaló y cayó a la piscina.

Según explicaron entonces testigos, fue el progenitor quien descubrió el cuerpo del niño en el inmueble ajeno, cuyos propietarios estaban ausentes en ese momento, tras lo cual saltó el muro que separa ambas parcelas, sacó a su hijo del agua y trató de reanimarlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios