"Lo que no haces en la vida es porque no te da la gana"

¿Dónde está el límite? era el título de la conferencia de Josef Ajram, un joven barcelonés de padre sirio que se ha convertido en un personaje mediático por su doble condición de corredor de bolsa de riesgo diario (day trader) y por participar en varias pruebas deportivas extremas. Su objetivo era motivar a los empresarios y lo consiguió con su propio ejemplo. "Lo que no haces en la vida es porque no te da la gana y si no se consigue algo hay que pensar que, al menos, se ha dado el 100%", comentó.

Ajram señaló que "el fracaso no existe, sino que hay baches" y citó tres importantes que tuvo en su vida que le han ayudado a seguir hacia delante. "El primero fue ser el único en suspender la selectividad; el segundo fue una muy mala operación bursátil en 2007; y el tercero un reto deportivo en un proyecto con Red Bull. Lo importante es analizar los porqués de estos fracasos", afirmó, a la vez que advirtió de que tampoco hay que venirse arriba excesivamente con el éxito "porque te confías".

Este joven ha logrado combinar dos de sus mayores pasiones, la bolsa y los deportes extremos, y conjugar las experiencias de ambos para dar conferencias sobre motivación o la posibilidad de alcanzar logros, en principio, imposibles. En el caso del mercado de valores, Ajram reconoció que solo sabe de "bolsa española" y que una de las claves para poder tener éxito es operar entre las nueve y las once de la mañana, "que es cuando los norteamericanos, que son los guapos en las fiestas, están aún durmiendo". En su opinión, para ganar dinero en bolsa lo primero que hay que intentar es "ir a no perder y tener la humildad de equivocarse", de manera que sugirió a los presentes aplicar "pérdidas limitadas". Uno de los mayores errores que aprecia entre los inversores es que "el 90% pierde dinero porque compra acciones a un precio pensando que ya subirán, pero eso es no es así" y opta por fraccionar los objetivos "porque si nos planteamos unos muy ambiciosos nos puede dar pereza".

Ajram, que asegura que trabaja un par de horas al día y el resto lo dedica a él, destacó que también tiene dos pequeñas empresas "y así ya no soy solo un maldito especulador".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios