"Estamos hartos de obras que no solucionan nada"

  • Comerciantes y vecinos ven con recelo la próxima actuación en la Plaza de la Merced tras numerosas ejecuciones sin resolver los socavones

  • Algunos negocios temen por sus cuentas

"Estamos hartos de obras que no solucionan nada" "Estamos hartos de obras que no solucionan nada"

"Estamos hartos de obras que no solucionan nada" / javier albiñana

Los comerciantes no tienen buen recuerdo de la última gran obra que se llevó a cabo en la Plaza de la Merced. Por ello ven con receló la actuación que se pretende realizar en zona para tratar de reparar los socavones que presenta la calzada por el paso de los vehículos pesados. El temor por sus negocios es la idea más repetida, ya que una ejecución con retrasos -como fue la que llevó a la reurbanización de la plaza en 2011- perjudicaría seriamente el devenir de sus cuentas.

El tramo del lateral oeste, que conduce a la Casa Natal Picasso, está en el horizonte más inmediato de ejecución, ya que el pavimento que va de calle Álamos a La Victoria podría incorporarse al proyecto de semipeatonalización del eje Carretería-Álamos. Nanna Tommola es una de los dueños del Restaurante Citron, situado en el lateral de la plaza en el que los trabajos se prevén más inminentes. Para ella, volver a pasar por algo similar a la reurbanización de principios de década supondría "replantearme cerrar" el local: "Ahora mismo estamos contentos y no me planteo volver a pasar por algo parecido a esos años. Si la clientela baja preferiría irme y que lo sufra otro".

Tommola explica que ya en la última gran actuación el restaurante estuvo a punto de cerrar: "Se mezclaban la crisis y la obra, hicimos todo lo que pudimos como socios trabajadores, echamos a gente incluso y nosotros echábamos aquí más horas que el reloj". Es por ello que ahora teme que suceda algo similar. En su opinión, una actuación que desemboque en la completa peatonalización de la plaza sí sería buena idea para la hostelería de la zona, pero se muestra en contra de una obra "que me va a fastidiar un tiempo por algo que se ha hecho mal desde el principio".

Los comerciantes de la zona coinciden en señalar que la última reurbanización dejó la calzada en peor estado de lo que estaba: "Los adoquines antiguos de la plaza no se movían, toda esta obra ha sido un desastre en todos los aspectos, y además es que va a peor con el paso del tiempo", indica Agustín, encargado del Mini Market que hay en el lateral que va de calle Álamos a La Victoria. A pesar de reconocer que se va a ver afectado por una obra, el tendero reconoce que "no se puede dejar así" la plaza con los socavones actuales, aunque teme por sus cuentas: "Ya en la última remodelación tuve que poner de mi dinero para que salieran. Si lo van a arreglar que sea para que quede bien de una vez".

El Restaurante Lorenzo fue uno de los negocios que peor lo pasó en la última remodelación. De los 12 empleados que había antes de la obra, el mesón italiano terminó con cuatro, debido también a la lenta recuperación de la clientela tras finalizar los trabajos. Su encargado, Amin, preferiría que la obra "no se llevara a cabo". "Volver a 2010 o 2011 es duro, no entraba nadie en esa época y nunca se ofrecieron alternativas", añade.

Hay vecinos que ven con cansancio la próxima actuación. "Muchos estamos hartos de infinitas obras que no solucionan nada, la calzada se ha parcheado muchas veces pero a los dos días vuelve a estar igual", indica María Teresa Repiso, la que fuera presidenta de la asociación de vecinos de la plaza hasta el año pasado. A pesar de ello, espera que esta sea "la definitiva y se hagan bien las cosas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios