El helicóptero accidentado con hachís era pilotado por un militar albanés

  • La Guardia Civil sigue investigando el destino de la droga, que podría haber sido adquirida en Marruecos

Una de las dos personas que perdieron la vida el pasado 27 de enero al estrellarse en Gaucín un helicóptero cargado de entre 800 y 1.000 kilogramos de hachís era un militar de alto rango del Ejército de Albania, según informaron fuentes de la investigación. La droga podría haber sido adquirida en Marruecos, ya que es de dónde había partido la aeronave. Los hechos se produjeron durante la madrugada del pasado 27 de enero, cuando el Instituto Armado detectó la presencia de una aeronave no autorizada, al parecer pilotada por este milotar, por lo que los agentes sospecharon enseguida que podría tratarse de un alijo de droga.

Tras una batida, la Guardia Civil localizó el helicóptero siniestrado y desplegó un operativo para recuperar tanto los restos de los dos ocupantes del aparato, cuyos cuerpos habían quedado muy dañados, como los fardos de hachís, que habían quedado esparcidos por la zona.

Las causas del accidente están siendo investigadas por la Guardia Civil pero, según los primeros indicios, la aeronave, que iba pintada de color negro para no ser detectada durante la noche, habría chocado contra una torreta de electricidad. La Benemérita también está investigando el destino que podría tener el alijo de droga. Días después de este suceso, el diario albanés Lajme -Noticias, en su traducción en español- publicó la noticia revelando que el piloto del helicóptero accidentado era un mayor -equivalente en España al rango de comandante- de las Fuerzas Armadas del país. Precisamente esta información fue confirmada, según el mismo periódico, por el primer ministro albanés, Edi Rama, en una sesión parlamentaria.

El Ministerio de Defensa de Albania emitió un comunicado en el que revelaba que el mayor se llamaba Sokol Feka y llevaba 18 años en las Fuerzas Armadas. Fue piloto de helicóptero durante 15 años y en el momento de su fallecimiento era instructor en la base aérea de Farka, en el norte del país. Según el Gobierno albanés, el mayor Feka, de 40 años, se encontraba de permiso desde el 12 de enero, pero no había solicitado autorización para viajar al extranjero, violando así las normas de las Fuerzas Armadas de este país del este de Europa. Por ello, el Ministerio de Defensa albanés ha pedido a la Policía de su país que verifique los movimientos del mayor Feka para investigar su salida de Albania y lo que le llevó a Marruecos y a pilotar un helicóptero cargado de una tonelada de hachís. Un portavoz de la Embajada de Albania en España ha informado de que está en permanente contacto con la Guardia Civil y a la espera de los resultados de la investigación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios