Cinco heridos por arma blanca en una pelea en un bar de la capital

  • Dos personas han sido detenidas debido a la reyerta por el precio de las consumiciones.

Agentes de la Policía Local de Málaga, con la colaboración de miembros del Cuerpo Nacional de Policía, han detenido a dos individuos, de 33 y 47 años, a raíz de una reyerta en un bar, en la que resultaron heridas por arma blanca cinco personas.

Los hechos tuvieron lugar sobre la una de la madrugada de este viernes en una taberna del centro, cuando, al parecer, comenzó una discusión entre el propietario y tres clientes, motivada, presuntamente, por el precio de las consumiciones, según ha informado la Policía Local.

Según la versión de las víctimas, en un momento dado, el propietario del bar la emprendió a golpes con ellos, sumándose otra persona que se encontraba en el interior del local, y que, presuntamente, sacó una navaja y comenzó a dar puñaladas al aire. Llegó, incluso, a alcanzar con el arma blanca no sólo a los tres clientes implicados, sino también a otras dos personas que intentaron mediar en la trifulca.

Ante la gravedad de los hechos, los tres heridos salieron huyendo del establecimiento, siendo perseguidos tanto por el propietario como por la persona que había hecho uso de la navaja En un momento dado las víctimas se cruzaron con una dotación de la Policía Local que se encontraba patrullando por la zona, manifestando a los agentes que los estaban persiguiendo unos individuos que anteriormente los habían apuñalado.

Instantes después, los policías locales pudieron ver cómo se acercaban los dos perseguidores, los cuales, al percatarse de la presencia policial, dieron la vuelta y emprendieron la marcha en sentido contrario, por lo que los agentes comenzaron a seguirlos, a la vez que informaban al resto de patrullas de ambos cuerpos policiales de lo ocurrido y de la dirección de huida que habían tomado.

Los individuos, al verse perseguidos por los agentes, decidieron tomar caminos opuestos, acercándose uno de ellos a una papelera y arrojando el arma blanca en su interior, la cual pudo ser posteriormente recuperada e intervenida por los policías locales, que comprobaron que se trataba de una navaja de unos seis centímetros de hoja.

Una dotación de la Policía Nacional se sumó a la persecución del individuo, que fue finalmente interceptado y detenido, debiendo ser reducido tras oponer una fuerte resistencia. Acto seguido, los agentes se dirigieron a entrevistarse con las víctimas, tratándose de tres varones de entre 32 y 35 años. Uno de ellos presentaba una herida cortante y sangrante en una mano, otro en un muslo y el tercero otra también en un muslo.

Junto a ellos, los policías locales se dirigieron al bar en el que había tenido lugar la reyerta, comprobando que las otras dos víctimas presentaban, en el caso de la mujer, una herida incisa en el costado, y en el del varón, otra cortante y sangrante en un brazo. Con motivo de las lesiones, los agentes solicitaron la presencia de los servicios sanitarios, que trasladaron a los heridos a centros hospitalarios para ser asistidos.

Mientras esto ocurría, los policías locales se entrevistaron con el propietario del establecimiento, al que reconocieron como la otra persona que perseguía a las víctimas y luego huyó, preguntándole por los hechos y pidiéndole que se identificara. Sin embargo, éste se negó en todo momento pese a las reiteradas indicaciones de los agentes.

Finalmente, fue arrestado, ofreciendo una fuerte resistencia mientras era trasladado hasta el vehículo patrulla policial. Ambos detenidos fueron llevados a dependencias policiales para, posteriormente, ser puestos a disposición judicial.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios