Sucesos

Un hombre prende fuego al piso donde vivía con sus dos hijos menores

  • La mujer aprovechó un descuido para coger a los niños, de cuatro años y dos meses, y refugiarse en casa de un vecino

Estado en el que quedó una de las zonas de la vivienda Estado en el que quedó una de las zonas de la vivienda

Estado en el que quedó una de las zonas de la vivienda / M. H.

Efectivos de la Policía Local de Málaga, en colaboración con agentes de la Policía Nacional, han detenido a un individuo de 27 años, natural de Huesca y vecino de Málaga, por presuntamente amenazar de muerte a su pareja sentimental e incendiar la vivienda en la que convivían con sus dos hijos menores de edad, de cuatro años y dos meses.

El hombre fue arrestado como presunto autor de los delitos de violencia de género, amenazas graves, incendio intencionado, daños y resistencia a agentes de la autoridad, según han informado desde ambos cuerpos policiales en un comunicado.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 21.15 horas de este lunes 2 de abril en un piso de Ciudad Jardín, cuando, presuntamente, el individuo le pidió dinero a su pareja para comprar cocaína, sustancia a la que, al parecer, es adicto. Ella se negó y él se puso "muy violento", amenazándola gravemente, al tiempo que comenzó a colocar hasta seis cuchillos sobre la cama.

Ante las graves amenazas y la agresividad que presentaba el individuo, la víctima pudo aprovechar un descuido para coger a sus dos hijos menores, uno de tan solo dos meses de vida y el otro de cuatro años, y abandonar el piso, refugiándose en el inmueble de unos vecinos y contactando con la Sala 092 de la Policía Local de Málaga para denunciar los hechos.

Uno de los policías locales que se desplazaba de urgencia hasta el lugar logró contactar telefónicamente con la víctima a través de la propia Sala 092, añadiendo la misma que podía ver como salía humo de su vivienda, motivo por el que se solicitó la presencia del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga.

Hasta el lugar se desplazaron dos patrullas de zona y una dotación del Grupo Operativo de Apoyo (GOA) de la Policía Local de Málaga, a los que posteriormente se les añadirían dos unidades de la Policía Nacional.

Amenazó a un vecino

Mientras una pareja de policías locales se entrevistaba con la víctima, otro agente hacía lo propio con un vecino, que le manifestó que mientras la mujer estaba refugiada en la vivienda, había sido amenazado por el individuo que le dijo textualmente: "te voy a quemar la casa contigo dentro".

Fue el propio individuo, que en un principio no había sido localizado al no encontrarse en el lugar, el que, poco tiempo después, se acercó hasta uno de los policías locales que se encontraba cerrando el paso para facilitar la labor de los bomberos, dándole un manotazo y diciéndole textualmente: "he sido yo el que ha quemado la casa y voy a matar a mi pareja".

El propio agente y otros compañeros de ambos cuerpos redujeron al individuo, que se encontraba sumamente violento y mostró una fuerte resistencia, llegando incluso a intentar morder sin éxito a uno de ellos.

Una vez detenido, en el cacheo preventivo de seguridad que se le realizó se le intervino un encendedor de uno de los bolsillos del pantalón, siendo finalmente trasladado a dependencias policiales.

La víctima, por su parte, fue trasladada por una dotación de paisano del Grupo de Investigación y Protección (GIP) de la Policía Local de Málaga hasta un centro hospitalario para ser asistida con motivo de una fuerte crisis de ansiedad motivada por los hechos. 

Otras amenazas

Previamente, la mujer había sido trasladada al domicilio de su madre para dejar a su hijo de cuatro años, señalando la mujer a los agentes que el individuo se había personado momentos antes en su vivienda, diciéndole que "había quemado la casa de su hija y que ahora iba a quemar la de su otra hija (hermana de la víctima) y después la suya".

El incendio fue finalmente sofocado por bomberos, quedando el salón y el pasillo calcinados y el resto afectado por el humo, estando pendiente de determinar hasta una valoración más exhaustiva si una vivienda contigua resultó dañada como consecuencia del fuego.

Al parecer, según manifestó la víctima, el comportamiento de su pareja se había tornado violento desde hacía unos dos meses, habiéndola amenazado durante ese tiempo en varias ocasiones con quemar la vivienda, achacando dicho cambio al consumo de cocaína.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios