Tres hombres declarados culpables de matar a otro y ocultarlo en una maleta

  • Los tres procesados reconocieron ante el jurado popular que lo mataron en una discusión durante una transacción de drogas en un piso de Benalmádena

Un jurado popular ha declarado culpables de un delito de homicidio a tres hombres que habían sido acusados de acabar con la vida de otro y ocultar luego su cadáver en una maleta, que fue encontrada 19 meses después en la localidad malagueña de Mijas, según han informado a Europa Press fuentes judiciales.

Los tres procesados, dos colombianos y uno cubano, reconocieron ante el Tribunal popular que lo mataron en una discusión en una transacción de drogas, que tuvo lugar en un piso de Benalmádena, e insistieron en que su intención no era asesinarlo, sino que la operación fue fallida y salió mal, al no llegar a un acuerdo.

Los hechos sucedieron en abril de 2007. Según la acusación, uno de los acusados era el mediador y llevó a la víctima a la vivienda, donde estaban los otros dos y donde uno de éstos disparó contra el vendedor, tras lo que ambos limpiaron la casa y metieron el cuerpo en una maleta.

La maleta se encontró en noviembre de 2008 en la zona conocida como El Higuerón. Los tres acusados se mostraron en su declaración arrepentidos y reiteraron que no quedaron con el hombre con la intención de matarlo y apoderarse de la droga, sino para una operación de compraventa de cocaína, aunque surgieron problemas.

Así, el acusado que llevó a la víctima hasta el piso declaró que el fallecido era su amigo y aseguró que para ese día se había organizado una operación de venta de un kilo de cocaína, aunque se produjo una discusión porque "no habíamos llegado a un acuerdo con el precio".

Por su parte, el hombre acusado de efectuar el disparo dijo que cuando abrieron el paquete de la droga "no era la calidad ni la cantidad que habíamos hablado", añadiendo que, "aunque no me justifica, venían a timarme también". Discutieron y al ver que la víctima fue a su bolsa "me puse nervioso", sacó el arma y disparó.

El último acusado indicó que el anterior era su cuñado, que lo llamó para ayudarlo como seguridad y que estuvo custodiando el dinero, por lo que no vio cómo sucedieron los hechos, al estar en otra habitación. Sostuvo que la operación "salió así" y que volvió a la casa para ayudar a limpiar, al llamarlo su cuñado.

La Fiscalía pedía inicialmente 18 años de prisión para cada uno por un delito de asesinato, pero al haber reconocido los tres acusados los hechos, la representante de la acusación pública expresó su intención de reducir la petición de pena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios