Las horas decisivas para encontrar a Jorge

  • La UME española y ecuatoriana busca en las plantas en las que estaría el malagueño desaparecido

La operación de rescate al malagueño Jorge Gómez se adentra en sus horas decisivas. Tras la colaboración de numerosos cuerpos de seguridad en las labores de retirada de escombros y planchas de uno de los edificios de la calle Álvaro Obregón de Ciudad de México, al cierre de la presente edición es la Unidad Militar de Emergencias (UME) española y ecuatoriana y un grupo de rescatistas israelíes los únicos grupos que participan en los trabajos.

El grupo de operación de Israel que participa en la remoción de escombros en Ciudad de México presumió durante el día de ayer que hay todavía unas 50 personas debajo del edificio derrumbado por el terremoto del martes, pero que desconocen si alguna de ellas podría estar viva, informó ayer el diario mexicano Reforma.

"Sabemos que tienen ahí dentro casi 52 personas, más o menos. Sabemos el piso en el que están, pero la manera del derrumbe es muy peligrosa", dijo al diario el teniente Sadi Rafi, del cuerpo de socorristas de Israel. Rafi dijo que los rescatistas que trabajan con él en el número 286 de la calle Álvaro Obregón del barrio de Condesa están excavando sólo en sitios donde habría posibilidades de encontrar a alguien y confió en que haya todavía sobrevivientes. "En mi experiencia, hemos encontrado (personas con vida) después de 10 días, pero, en este caso, no puedo decir", señaló el rescatista.

La familia del malagueño de 33 años se agarra a las esperanzas que restan y se niegan a rendirse. "Sabemos el tiempo que ha pasado, sabemos que cuando pasan 72 horas es todo más complicado, pero uno siempre se agarra a esa pequeña posibilidad", dijo Alejandro Gómez, hermano de Jorge. Los allegados del joven desaparecido, reconoce Alejandro, están "tocados" por todo lo vivido en los últimos días.

Jorge podría estar cerca de las escaleras de la segunda planta el edificio derrumbado, ya que cuando este cayó él se encontraba asegurándose de que sus compañeros salían de la infraestructura sanos y salvos. Ese es un detalle -permanecer en las escaleras- que ha mantenido hasta hace unas horas a entre cuatro y seis personas en una "bolsa de aire", como la denomina Alejandro, que haría posible que se encontraran supervivientes en el bloque.

La mayor preocupación de la familia, el riesgo de derrumbes mientras se realizan las labores de rescate, terminó hace un par de días cuando se colocaron soportes que, en principio, lograrían resistir los trabajos de la UME y eventuales réplicas del terremoto. Por su parte, el Ministerio de Exteriores considera que la operación se adentra en una fase decisiva, si bien "aún no es posible aventurarse" en saber lo que ha ocurrido con Jorge. El ministerio espera que a pesar de que han pasado las 72 horas en las que la búsqueda se centra encontrar supervivientes, haya cuidado en las labores. En el terremoto de 7,1 del martes murieron más de 300 personas, la mayoría en Ciudad de México, y 69 fueron rescatadas con vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios