El nuevo hospital sólo añade 20 camas a las ya proyectadas por el SAS en Málaga

  • La decisión de Salud de abandonar la reforma del centro de Ciudad Jardín resta 90 plazas . Por eso, aunque el nuevo centro aporte 110 camas, sólo suma una veintena a las previsiones

Las matemáticas no fallan: 110 menos 90 siempre serán 20. El nuevo hospital tendrá 110 camas, pero en realidad sólo aportará una veintena de plazas a las ya proyectadas dado que la Consejería de Salud ha decidido abandonar la reforma del edificio de Ciudad Jardín en el que se preveían 90 habitaciones.

La consejera, María Jesús Montero, justificó la renuncia a esa obra en que la cesión del edificio al Servicio Andaluz de Salud (SAS) era temporal: "Era una operación con fecha de caducidad y hemos optado por una construcción de nueva planta". La cesión del edificio -propiedad de Cruz Roja- al SAS era hasta 2020. La Administración sanitaria no estaba dispuesta a hacer una fuerte inversión en rehabilitar un inmueble que sólo tendría seguro una década una vez que acabaran las obras.

Tras un análisis "sopesado" según la consejera, Salud abandona ese proyecto y acomete el de un nuevo hospital para la capital, una reivindicación que diversos colectivos llevan demandando más de dos años para paliar el déficit de infraestructuras sanitarias. Pero el anunciado centro hospitalario supone en realidad un escaso aporte de nuevas camas con respecto a las previsiones ya trazadas por la propia Consejería. En Andalucía, la media de camas en los centros públicos es de 394 por hospital, según el Ministerio de Sanidad. Con 110, el nuevo hospital tendría apenas la cuarta parte de la media.

Las primeras reacciones al anuncio de Montero criticaban la escasez de camas. Diversas organizaciones consultadas ayer se congratulaban de que se creen plazas hospitalarias, pero estimaban que las 110 anunciadas serán insuficientes.

"Estaremos vigilando y colaborando para que se cumplan los compromisos y los plazos y los compromisos incluyen el Hospital de la Cruz Roja. Otra cosa es que se intente sustituir un pabellón por otro", advirtió el secretario provincial de Sanidad de CCOO, José Ramírez. Este sindicato fue la organización que lanzó por primera vez la demanda de un tercer hospital para la capital y que impulsó la plataforma para reivindicarlo, basándose en un estudio propio que alertaba que la provincia era la que menos camas por habitante tenía de toda la comunidad autónoma.

El Sindicato de Enfermería (Satse) fue categórico. Eugenio Pérez, su secretario provincial tachó de "insuficientes" las 110 camas del nuevo centro sanitario: "Con las expectativas de crecimiento de la provincia, qué menos que un hospital de 300 camas". El Plan de Ordenación del Territorio (POT) prevé un incremento de unos 400.000 habitantes en el área metropolitana en los próximos años. Por eso, Pérez afirmó que su sindicato seguirá exigiendo más recursos y concluyó: "El objetivo de la propuesta de la consejera no es paliar el déficit asistencial", en una clara alusión a las elecciones de marzo.

UGT también estimó escaso el anuncio de Montero. "Es un paso, pero siguen faltando camas. Dentro de cuatro años, cuando se abra, se quedará corto", opinó Juan Miguel Contioso, el responsable provincial de Sanidad. Por eso, el sindicalista propuso que en vez del centro de especialidades anunciado en Torremolinos se construya un hospital de alta resolución (Chare).

Los partidos políticos, a excepción del PSOE, también tildaron de insuficiente el anuncio de un hospital con 110 camas; pero fueron más lejos y señalaron que era un proyecto para el que no había ninguna financiación en 2008. El presidente provincial del PP, Joaquín Ramírez, apuntó: "Ciento diez camas es poca cosa; además, en los presupuestos [autonómicos] no hay un duro para eso". Ramírez tachó de "electoralista" el anuncio tras recordar que hasta ahora todas las demandas hechas desde la plataforma para un tercer hospital se toparon con "la negativa expresa" del PSOE. En Izquierda Unida las críticas fueron similares. "Parecen pocas camas, pero ni siquiera voy a entrar en si son pocas o muchas porque no hay financiación. La voluntad del PSOE se tiene que ver en los presupuestos", argumentó José Antonio Castro, coordinador provincial de IU.

La secretaria provincial socialista, Marisa Bustinduy, se quedó sola en la defensa del proyecto. La dirigente del PSOE esgrimió que la Consejería ha dimensionado el hospital en base a estudios técnicos y que las necesidades están "claramente satisfechas" porque los otros Chares previstos en Mijas, Estepona y el Guadalhorce descargarán el de la capital.

Bustinduy hizo hincapié en que la Diputación Provincial -propietaria de los terrenos en los que se levantará el futuro centro sanitario- deberá ser recompensada. "Diputación tiene unos derechos que no se pueden perder", insistió. La dirigente socialista informó que ya hubo algunas conversaciones en ese sentido entre el presidente del ente supramunicipal, Salvador Pendón, y el alcalde, Francisco de la Torre, cuando el PGOU cambió la calificación de ese entorno de residencial a equipamiento sanitario; pero que aún no se ha definido con qué suelo se compensará a la Diputación. Bustinduy replicó las críticas sobre la falta de financiación. Según la secretaria socialista, aunque la iniciativa no esté en los presupuestos provincializados de la Junta para 2008, la Administración autonómica tiene presupuestos sin provincializar. Bustinduy se felicitó porque la Consejería haya recogido la demanda del PSOE malagueño de un tercer hospital para la capital y también de los socialistas de Torremolinos, al potenciar el Hospital Marítimo con un centro de especialidades con el que se desdoblará Barbarela.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios