Los hospitales privados suman casi la mitad de las camas de la sanidad

  • Málaga es la provincia andaluza con mayor proporción respecto al sistema público

Hall de entrada del Hospital Xanit de Benalmádena. Hall de entrada del Hospital Xanit de Benalmádena.

Hall de entrada del Hospital Xanit de Benalmádena.

La sanidad privada de Málaga es la más potente de Andalucía. Acapara casi la mitad de las camas hospitalarias totales de la provincia. Así lo recoge un reciente informe de CCOO. Según ese trabajo, el sector sanitario privado representa -con 2.104 camas- el 45,50% del total provincial. La sanidad malagueña suma 4.625 plazas. El sector público tiene -con 2.521- el 54,50%. El estudio del sindicato fue elaborado con los datos del Catálogo Nacional de Hospitales.

Después de Málaga, la segunda provincia en la que la sanidad privada tiene bastante peso es Cádiz -donde representa el 37,61% respecto a la pública-, pero la proporción es siete puntos inferior a la malagueña. Jaén -con un 2,75%- y Almería -con 11,55%- son las que menos inserción tienen del sector sanitario privado.

El análisis de CCOO también destaca que las 2.104 camas de la sanidad privada de Málaga representan el 36,98% de las 5.689 de ese sector empresarial en Andalucía. El sindicato apunta que, sin embargo, si se compara el total de camas públicas de la comunidad -15.089-, las 2.521 de Málaga apenas suman el 16,70%. Para CCOO el gran peso de la sanidad privada en la provincia es consecuencia de la "infradotación" y el déficit de la pública.

El presidente de la Asociación de Clínicas Privadas de Málaga, Jesús Burgos, sostiene en cambio que la sanidad privada "no vive del déficit de la pública", sino de su propia demanda. Para el también gerente del CHIP, la razón por la que en Málaga hay una mayor proporción de camas hospitalarias privadas se explica en que al ser una zona turística existe una alta presencia de ciudadanos comunitarios y extracomunitarios que tienen seguros y que utilizan la sanidad privada, no la pública. "Y a eso se suma que es una provincia con mucha iniciativa empresarial, algo que también se refleja en el sector sanitario", asegura. Para Burgos, ambos sectores no compiten, sino que son complementarios. "No veo la sanidad privada y la pública como competencia, sino como sistemas que se complementan. Hay productos más potenciados en la privada y otros más potenciados en la pública", esgrime.

La sanidad privada tuvo un gran impulso hace más de una década con la apertura del Hospital Xanit, en Benalmádena, y luego la de Quirón, en la capital. Ambos grupos a su vez se reforzaron posteriormente con la incorporación de otras instalaciones. El primero, bajo el nombre de Vithas, sumando a Parque San Antonio y parte de Clínicas Rincón. El segundo, con la compra de USP. Incluso ambos, tanto Xanit como Quirón, tienen proyectos para ampliar sus instalaciones y ganar más camas a fin de dar respuesta a su creciente demanda.

Pero Burgos aclara que la competencia entre los centros privados se ha traducido en una bajada de los precios y de la rentabilidad. Recuerda que hace unos años, un seguro privado suponía unos 50 ó 60 euros por persona y mes. "Ahora cuesta entre 40 y 45 euros. Ha bajado el precio pese a que ha subido el coste de la vida. Tener un seguro médico privado ya no es algo de ricos. Vale lo mismo que irte a cenar un día por ahí", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios