Las huellas del nuevo PTA

  • Las obras de urbanización para ampliar el Parque Tecnológico en 360.000 metros cuadrados ya están muy avanzadas y se espera que concluyan antes de que termine el año · Habrá una treintena de empresas

Comentarios 3

Bajo un sol tórrido trabajan de forma incesante decenas de operarios en uno de los proyectos que supondrán un nuevo paso adelante en la economía malagueña. El Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) se ha quedado pequeño y necesita una ampliación para garantizar su buena marcha en el futuro. Se han iniciado los trabajos en una primera fase que ocupa 360.000 metros cuadrados y que, según Felipe Romera, director general de la tecnópolis, "va a ser un parque totalmente distinto del actual". Las obras tenían que haber terminado ahora en verano pero las fuertes lluvias del pasado invierno obligaron a parar el proyecto y ahora se espera que puedan estar finalizadas antes de que concluya el verano. A simple vista, los trabajos están bastante avanzados, toda vez que el PTA tiene la obligación de urbanizar la zona y luego debe ser cada empresa la que levante su edificio en la parcela que adquiera. No obstante, la urbanización como tal tiene un presupuesto de unos 16 millones de euros y está siendo realizada por Construcciones Vera.

Basta con dar un paseo para hacerse una idea de cómo será la nueva parte del parque. Nada más entrar al tajo, por la parte trasera de la sede central del parque, se observa la canalización que han hecho del arroyo Pilones para evitar cualquier tipo de riesgo de inundación. El cauce es bastante ancho y se han utilizado enormes piedras procedentes de la obra residencial de Colinas del Limonar. Se aprecian varios postes con paneles solares que, según explica Romera, "son un sistema perimetral de seguridad con Wimax y televisión que se alimenta con energía solar".

Junto al propio arroyo habrá dos vías de circulación a cada lado y que, en distintas partes, conectan con tres grandes glorietas. La primera de ellas está situada junto al edificio de Isofotón. Ya hay una gran parte del trazado que tiene puesto el acerado y en el que se ha utilizado el pavimento más parecido al existente actualmente en el PTA, con la única diferencia de que el que se está empleando ahora es cuadrado y el otro es rectangular. Teniendo en cuenta que se empezó a crear la tecnópolis malagueña en 1992, no es fácil encontrar en el mercado siempre el mismo tipo de pavimento. En las vías, hay numerosas salidas pluviales que ya tienen colocadas las arquetas y sólo quedaría echarle el asfalto.

El nuevo parque ocupará 360.000 metros cuadrados pero sólo el 12%, en torno a 43.000 metros cuadrados, se podrá emplear para edificaciones (en total se podrán construir cerca de 100.000 metros cuadrados al ser doble planta). El resto del espacio se destinará a los viales, a zonas verdes y a aparcamientos. En el primer caso, habrá dos grandes zonas verdes rodeando las vías y los futuros edificios aunque no habrá otro lago. La zona verde tendrá principalmente césped y carriles bici. Respecto al parking, se ha habilitado una zona común de 8.000 metros cuadrados con capacidad para unos 400 vehículos, al margen del espacio que cada empresa ceda para sus trabajadores en sus parcelas.

En su conjunto, Romera indica que los edificios "van a estar en alto" y se podrán ver prácticamente desde cualquier punto del parque actual. Lo más difícil ahora es comercializar esas parcelas teniendo en cuenta la crisis actual y la escasez de inversiones. Romera asegura que hay siete parcelas comprometidas -en total hay unas 30- aunque prefiere no dar nombres hasta que no estén definitivamente vendidas. "Ahora no es un buen momento. Hay dos o tres edificios que podrían empezar pronto pero las inversiones públicas y privadas están paradas", subraya el director del PTA. Por ahora, sólo ha movido tierras el Ayuntamiento de Málaga para hacer un nuevo edificio de I+D para Promálaga.

El siguiente paso será urbanizar la segunda parte de la ampliación, que engloba unos 600.000 metros cuadrados. El PTA ya tiene los suelos pero aún es muy pronto para acometer obras. Tendrán primero que finalizar la primera fase y tener un buen nivel de ventas que permita obtener ingresos y hacer las nuevas inversiones. No obstante, con la primera fase, el PTA tiene espacio suficiente para crecer durante los próximos cuatro o cinco años, una eternidad en un sector tan cambiante como en el de las nuevas tecnologías en el que la tecnópolis malagueña es un referente internacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios