Un incendio calcina cientos de hectáreas de pino, alcornoque y castaño en Pujerra

  • El viento dificulta las labores de control de los diferentes frentes que tenía abiertos anoche el fuego · El paraje incendiado es uno de los enclaves naturales de mayor valor medioambiental de la provincia

Las llamas calcinan desde ayer por la mañana el paraje conocido como Ballesteros, situado al sur del término municipal de Pujerra, y que es uno de los enclaves naturales de mayor valor medioambiental de la provincia de Málaga.

Los servicios de extinción de incendios luchan con el fuego desde primeras horas de la mañana de ayer. Al lugar se desplazaron varias dotaciones del Consorcio Provincial de Bomberos y los primeros efectivos del plan Infoca, dos brigadas Brica con sede en Málaga y Sevilla. Junto a ellas llegaban también dos helicópteros de transporte y extinción, que permanecieron en la zona hasta que la luz les permitió operar.

No obstante, y a pesar de los primeros esfuerzos por controlar el incendio antes de que adquiriese una mayor dimensión, las llamas terminaron por descontrolarse debido a las fuertes rachas de vientos y a sus continuados cambios de dirección.

El viento está siendo el mayor enemigo de los efectivos de extinción, que ayer llegaron a tener que abandonar de forma precipitada uno de los frentes ante un cambio brusco de dirección. Incluso se perdió el contacto con varios efectivos terrestres, aunque todos lograron evitar las llamas y ninguno sufrió daños. Además, también provocó que los medios aéreos, a los que se sumaron también dos hidroaviones, tuviesen que dejar de actuar en los frentes más activos, que avanzan en dirección a la costa.

Ante las dimensiones que tomó el incendio, el Infoca movilizó a todo el personal disponible, hasta el punto de contar con decenas de efectivos que forman parte de sus retenes, que fueron llegando de forma continuada a la zona del incendio durante todo el día, una vez que se les iba localizando, al estar en estos momentos fuera del periodo de extinción, lo que hace que no trabajen los fines de semana.

A pesar de la movilización generalizada de medios humanos y técnicos, que también incluyó a diversos agentes de Medio Ambiente y varias patrullas de la Guardia Civil, la complicada orografía del terreno hace casi imposible el acceso a la zona del fuego, lo que obliga utilizar enormes tendidos de mangueras o recurrir únicamente a las herramientas de corte de cada equipo.

El incendio contaba anoche hasta con seis frentes activos, algunos de ellos de especial virulencia, aunque se espera que la bajada de temperaturas, en la zona se registraban dos grados negativos, provoque un efecto apaciguador sobre las llamas y se pueda iniciar el control del mismo. Además, está previsto que a primera hora de hoy se retomen los trabajos de los medios aéreos, que son los más efectivos en esta zona, y también se tiene prevista la llegada de nuevos medios terrestres provenientes de Sevilla, Cádiz y Granada.

Hasta el momento no existe una cifra oficial de hectáreas calcinadas, aunque los vecinos de la zona hablaban ayer ya de cientos de hectáreas afectadas. En las mismas se ubica un importante bosque de pinos, alcornoques y los tradicionales castaños de este paraje. A ello se unen también el importante número de especies animales que se teme que esté pudiendo ser afectada.

Ante la gravedad del incendio, el delegado provincial de Medio Ambiente, Francisco Fernández España, decidía desplazarse de forma urgente a la zona para supervisar personalmente las labores de extinción que se están llevando a cabo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios