Una interna transexual conflictiva agrede a una funcionaria de la cárcel

  • El sindicato ACAIP denuncia que pese a tener reconocida legalmente su condición de mujer y que ingresó como tal, tras el ataque fue trasladada a un módulo de hombres

Comentarios 1

Es transexual. Tiene cuerpo de hombre, pero se siente mujer y tiene reconocida legalmente esa condición. Está presa en la cárcel de Alhaurín de la Torre y el viernes agredió a una funcionaria. Dos sindicatos denunciaron ayer el ataque, aunque con distintos matices. Incluso CSIF se refiere al interno y ACAIP, a la interna. Esta última organización criticó que pese a tener reconocida legalmente su condición de mujer, tras el incidente la dirección del centro la haya trasladado a un módulo de aislamiento masculino. La reclusa procede de la cárcel granadina de Albolote. Según CSIF, su traslado a la cárcel malagueña obedecería a su posible intervención de cambio de sexo. Ambos sindicatos sostienen que es de una alta conflictividad. Tiene más de 40 sanciones.

La agresión no fue grave, aunque la trabajadora tiene molestias físicas y está emocionalmente afectada. La funcionaria fue agarrada por el pelo, golpeada contra la pared y arrojada al suelo sin detonante aparente. CSIF dice que ha demostrado "su sobresaliente fuerza física tanto en hombres como en mujeres" y que distintos informes psicológicos indican que "el preso no ha querido en ningún momento cambiar su clasificación interior ya que ve desfavorable su incursión en el módulo femenino, siendo mejor aceptado en el masculino". El sindicato añade que "su comportamiento corresponde más al de un hombre que al de una mujer" y que utiliza su transexualidad "como escudo, alegando discriminación a la más mínima ocasión". CSIF sostiene que ni las funcionarias ni las internas se encuentran cómodas con la presencia de este "conflictivo encarcelado" y que su condición especial provoca "situaciones controvertidas, como puede ser la hora de la ducha, donde alardea de sus genitales masculinos".

ACAIP también condenó la agresión, pero denunció que tras el incidente, la interna, de 33 años, ha sido trasladada por orden de la dirección a un módulo de aislamiento masculino. Francisco Macero, delegado del sindicato, dijo que C. Q. M. tiene reconocida legalmente su condición de mujer, ingresó en Albolote como tal y fue trasladada a Alhaurín también como sexo femenino. Por tanto, no procede que ahora sea cambiada a un módulo de hombres. "No se puede cambiar de sexo según las necesidades de la institución. Si tiene legalmente reconocida su condición de mujer debe mantenerse como tal. No puede ser que cuando manifieste conflictividad se le cambie de módulo", argumentó. Macero dijo que con otros transexuales no ha habido este problema: se mantienen en aquel módulo del sexo con el que se identifican. El representante sindical de ACAIP aseguró que la interna siempre ha estado en el área femenina hasta que se produjo la agresión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios