Las inversiones millonarias en ladrillo regresan a la Costa del Sol

El mercado inmobiliario en la Costa del Sol vuelve a oler a dinero. Tras varios años de crisis y agitación urbanística, los inversores, tanto nacionales como internacionales, confían otra vez en este destino para hacer nuevas promociones y sacar rentabilidad. En apenas tres meses se han presentado tres grandes iniciativas millonarias en Estepona, Marbella y Mijas, así como otras de menor calado en otros puntos del litoral.

En Estepona la empresa Ikasa ha anunciado que invertirá 205 millones de euros en la construcción de 400 viviendas de lujo en una urbanización que se llamará Panoramia Estepona. Se edificará todo en ocho años, dividido en fases en función del comportamiento del mercado, y se empezarán las obras de la primera este mismo verano. "Estepona siempre ha sido la continuación natural de la milla de oro, con la ventaja de ofrecer unos precios más ajustados. Ahora mismo, Estepona asegura la mayor revalorización de la inversión inmobiliaria de toda la Costa del Sol", comentó Iván Rodríguez, consejero delegado de la firma española Ikasa a este diario en la presentación de la promoción.

Este municipio es de los que, como se suele decir, está pegando fuerte. Jorge Chacón, arquitecto y representante de la inmobiliaria Mar Real Estate en Estepona, asegura que en esta localidad "se están posicionando los grandes inversores y eso deja a los promotores locales en una posición incómoda porque el suelo se está poniendo al mismo precio que Marbella y hay viviendas que ya cuestan lo mismo que en Marbella, lo que no se veía desde hace años". Aún así, ya se está vendiendo sobre plano. No solo hay proyectos de venta. Acciona, por ejemplo, está promoviendo viviendas para alquiler.

El segundo megaproyecto que se ha dado a conocer públicamente está en Marbella. Una inyección de 150 millones de euros procedente de uno de los mayores fondos de inversión norteamericano para la construcción de 200 viviendas de lujo junto a la urbanización Santa Clara Golf. La primera de las cuatro fases, que incluye la creación de las veinte primeras villas de autor, todas ellas con diseños exclusivos y distintos entre sí bajo la firma de hasta seis arquitectos de referencia del país y precios que oscilan entre los 900.000 y los 2,5 millones de euros, podría estar completada a finales del próximo año. En apenas un mes de promoción ya se han vendido hasta el 70% de las unidades.

Este es solo el primero de los proyectos que la promotora Urbania International tiene previstos en la zona después de desembarcar en la ciudad. Durante la presentación del proyecto hace unos días adelantaron que están estudiando otros suelos en Marbella para acometer nuevas inversiones, entre ellas la construcción de un centro comercial dentro de la urbanización o incluso un complejo hotelero.

Marbella vende la imagen en el mercado inmobiliario internacional de calidad, exclusividad, privacidad y seguridad. No es por tanto de extrañar que la urbanización privada más lujosa de Europa, La Zagaleta, cerrara el ejercicio 2014 con un récord de 40 millones de facturación, triplicando el beneficio del año anterior. Tanto es así que ha agotado el stock de propiedades de nueva construcción, lo que ha dado lugar a que se planifiquen seis nuevas villas para 2016, con precios que oscilarán entre 8 y 15 millones de euros.

La Costa del Sol es una referencia si bien los expertos consultados por este diario insisten en que la administración local y provincial debe ser más eficaz en la gestión burocrática para que cuajen las inversiones y reclaman una mayor seguridad jurídica. "Portugal ha copiado la seguridad jurídica de los Estados Unidos y nosotros ponemos piedras en el camino. Eso hace que los compradores se vayan a otros sitios", afirma el presidente de la Federación Andaluza de Urbanizadores y Turismo Residencial, Ricardo Arranz.

Pía Arrieta Morales, socia directora de la inmobiliaria Diana Morales Properties-Knight Frank, considera que esta mejoría se debe al aumento de "la confianza de los compradores por la salida de la recesión y el comienzo de la recuperación económica, y creen que éste es un buen momento para invertir antes de que aumenten los precios. Otro punto favorable es el hecho de que los bancos están empezando a conceder financiación de nuevo", explica.

¿Quiénes son los compradores de este tipo de viviendas de lujo? Fundamentalmente extranjeros, aunque "ya no vienen buscando la ganga que pensaban que iban a encontrar en años anteriores pues de hecho algunas viviendas ya están aumentando de precio", agrega.

Kristina Szekely, directora de la inmobiliaria que lleva su mismo nombre, asegura que "la Costa se ha convertido en un lugar muy atractivo para vivir" y, como muestra, recuerda que hace apenas un mes la inmobiliaria colgó el cartel de "todo vendido" en las 81 viviendas que comercializó en exclusiva en uno de los complejos residenciales más exclusivos que se encuentran en pleno centro de la ciudad como es Jardines del Príncipe.

Esta profesional relata que los clientes con menos inversión buscan principalmente apartamentos de entre 200.000 y 300.000 euros, no muy lejos de la playa, y no precisamente dentro de la milla de oro. Los que tienen un capital mayor prefieren residencias de entre 800 y 2.500 metros cuadrados por un valor de 2,5 millones de euros, en el triángulo dorado, entre ellos La Zagaleta. Pero también es cuestión de culturas. "Rusos y árabes buscan espacios grandes y luminosos mientras que el escandinavo prefiere sitios tranquilos y con vistas, y no necesariamente al mar", concluye.

Arranz añade que en estos momentos se dan los tres factores más importantes que exige el comprador en la Costa del Sol: el mejor clima de Europa, la seguridad y las infraestructuras. Hace un especial hincapié en la integración del residente extranjero con la apertura de hasta 12 colegios internacionales con alumnos de 42 nacionalidades diferentes solo en el triángulo de oro. Arranz destaca que solo en esta zona hay más de 30.000 casas construidas y vendidas de más de un millón de euros y otras 35.000 de entre 400.000 y 600.000 euros.

El mercado tocó fondo y todos los indicadores empiezan a remontar. Rafael Jiménez, coordinador técnico de negocio de Tinsa en la dirección territorial sur, explica que "no podemos decir que en el 100% de la Costa del Sol exista interés pleno por grupos de inversores. Lo que se puede destacar de esta zona de la geografía española es que el área que va desde Manilva a Marbella existen promociones lideradas por inversores, principalmente extranjeros". Como ejemplos, pone ocho promociones en obras o en proyecto como Estepona Golf, Marqués de Guadalmina o La Finca de Marbella. Este último son 45 villas de lujo promovidas por inversores de Kuwait.

Aguirre Newman coincide en ratificar el tirón inmobiliario de la Costa del Sol. Esta consultora ha analizado 251 promociones de obra nueva tanto de vivienda unifamiliar como plurifamiliar y, de ellas, 188 se encontraban activas en el último año, cinco paralizadas y 58 fueron vendidas a lo largo de 2014. Ahora hay 29 nuevas promociones a la venta lo que, según estos expertos, "muestra sin duda un cambio de tendencia en el mercado de segunda residencia en la Costa del Sol, puesto que la actividad promotora durante los últimos siete años ha sido muy baja y en algunas zonas apenas inexistente". Desde Aguirre Newman confirman que la tendencia es que "continúe la fuerte demanda de viviendas en la Costa del Sol en 2015 y 2016, con un aumento paulatino de la demanda nacional, aunque seguirá primando la venta a clientes internacionales".

Un buen conocedor del mercado internacional en la costa malagueña es Andrew Belles, director de la oficina de Mar Real Estate en Fuengirola. "Vemos positivo el mercado porque atraemos a muchos extranjeros. El mercado francés está creciendo y nos está beneficiando la fuerza de la libra respecto al euro entre los clientes británicos", explica. Su homólogo en Marbella, Damián Aguilar, remarca la importancia del cambio de divisa entre la libra y el euro como elemento que está siendo tractor para este tipo de clientes, el principal turista extranjero en este destino.

El pasado lunes, la empresa Taylor Wimpey España comunicó que invertirá 21 millones de euros en la construcción en los próximos cinco años de 48 apartamentos y 55 adosados en La Cala Resort, en Mijas, para clientes principalmente internacionales. El goteo continúa y todo apunta a que cada vez se conocerán más proyectos, lo cual supone riqueza para esta provincia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios