Municipal

Un grupo inversor, dispuesto a pagar 15 millones por el Palacio de la Tinta

  • Urbanismo estudia el uso que tiene el edificio, lo que puede ser clave en el devenir de la operación impulsada por la Junta

Fachada del Palacio de la Tinta Fachada del Palacio de la Tinta

Fachada del Palacio de la Tinta / Javier Albiñana (Málaga)

La decisión de la Junta de Andalucía de poner en el escaparate inmobiliario el Palacio de la Tinta, una de sus actuales sedes administrativas en Málaga capital, está provocando un efecto llamada por parte de grupos de inversión interesados, de inicio, en la compra del inmueble. Uno de ellos incluso, según pudo saber este periódico de fuentes del sector, dispuesto a desembolsar 15 millones de euros en la operación, un valor por encima de los alrededor de 10,5 que, según el propio Gobierno andaluz, podría tener de partida.

Sea como fuere, según las fuentes consultadas, del éxito o el fracaso de la enajenación de la edificación dependerá mucho del uso que finalmente pueda darse. Si bien parece que muchos de los que han preguntado por la que fuera antigua sede de Ferrocarriles Andaluces y, posteriormente, de la Confederación Hidrográfica del Sur (CHS), muestran su disposición a su conversión en hotel, otros no descartan un destino residencial. Pero, ¿tanto un uso como el otros están hoy por hoy permitidos? La respuesta es clave, pero no ser sencilla.

Ni siquiera en la Gerencia de Urbanismo el tema está claro. El propio concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, admitía ayer que ha solicitado al departamento de Planeamiento saber cuál es el uso cierto del inmueble, al objeto de determinar si, como ocurre con la antigua sede de Correos, debe tramitarse un cambio de uso. El detalle es que esta información no puede ser obtenida de manera directa con una consulta al Plan General de Ordenación Urbanística, ni al actual, vigente desde 2011, ni al anterior, de 1997.

Porque, a diferencia de lo que sucede con otros inmuebles, donde el color que se le asigna delata el uso, con el Palacio de la Tinta la tonalidad que aparece sobre su grafía es el negro, que es el que se emplea para los edificios sobre los que pesa algún tipo de protección (en este caso de grado I). Fuentes expertas destacaron la dificultad que ello supone, pero aludieron a que la interpretación que suele hacerse en los casos de inmuebles que tradicionalmente han dado cobijo a sedes institucionales ha sido la de considerarlos como equipamiento. Pomares, ante la dificultad, vino a admitir que el detalle quedará pendiente de la interpretación que haga Urbanismo y de las conversaciones que se mantengan con la Junta.

En el caso de que se asuma la idea de equipamiento, surge la duda de si su variación obligaría al Gobierno andaluz a compensar a la ciudad con otras parcelas o inmuebles de equipamiento, que es justamente lo acordado con Correos. Según parece, con el Palacio de la Tinta se pone sobre la mesa una modificación que puede ser significativa. Según fuentes conocedoras del procedimiento, el área de Patrimonio de la Junta maneja la idea de que dicha compensación no sea necesaria, aduciendo la desafectación del edificio para uso administrativo.

Cabe recordar que los funcionarios de Medio Ambiente que actualmente trabajan en el edificio del Paseo de Reding serán trasladados en los próximos años a una nueva sede proyectada en la Avenida Ortega y Gasset y prevista para, en el mejor de los casos, en 2021. Estas nuevas instalaciones darán cabida a unos 470 funcionarios de la Junta, principalmente de las delegaciones de Fomento y de Medio Ambiente. La salida de los mismos de edificios ahora en alquiler permitiría un ahorro anual estimado en 900.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios