El invierno comienza con una alerta por lluvias en la provincia

  • Málaga despide a uno de los otoños más atípicos de la historia en los que la falta de precipitaciones y las elevadas temperaturas han marcado parte de la estación

Uno de los otoños más atípicos que se recuerdan en Málaga dice adiós hoy para dar paso al invierno, que será recibido por un temporal de lluvias que mantendrá en alerta amarilla a la provincia al menos hasta mañana.

El frente nuboso comenzó a entrar ayer en la provincia procedente del Atlántico, pero es a partir de hoy cuando el Centro Meteorológico espera que se registren precipitaciones generalizadas. Según las previsiones, el temporal podría dejar lluvias de entre 15 y 30 litros por metro cuadrado en una hora, o hasta 80 litros por metro cuadrado en doce horas.

Pero ayer ya llovió en algunos puntos de Málaga, sobre todo, de la zona más occidental. En Pujerra, por ejemplo, se llegaron a registrar 33 litros por metro cuadrado, mientras que en Marbella no se pasó de los 11.

En el resto de la provincia las lluvias fueron prácticamente imperceptibles y no se llegó a alcanzar ni el litro por metro cuadrado, según los datos de la Cuenca Mediterránea Andaluza registrados hasta la noche de ayer.

Meteorología no prevé que las temperaturas experimenten cambios significativos durante el fin de semana.

En cuanto al viento, ayer ya se dio por finalizado el fuerte temporal de levante que ha azotado con intensidad al litoral durante tres días. La peor parte se la han llevado las playas de algunos municipios de la provincia debido a la importante pérdida de arena que han sufrido. Se llegaron a producir olas de hasta cuatro metros de altura y rachas de viento que rondaron los 70 kilómetros por hora.

Este virulento temporal ha puesto fin a uno de los otoños más atípicos de la historia de Málaga en el que se han alternado la sombrilla y el paraguas. El otoño comenzó con una espectacular tromba de agua y granizo que provocó daños en numerosos vehículos e hirió a varias personas en Marbella, además de provocar graves inundaciones en Nerja.

Las primeras semanas de la estación otoñal estuvieron marcadas por las tormentas y los intensos aguaceros, aunque después apenas si ha llovido más. En noviembre, el mes históricamente más lluviosos, sólo han caído 22 de los 115 litros por metro cuadrado habituales.

Las temperaturas también han estado fuera de lo normal, ya que se han registrado valores hasta dos grados por encima de la media. El terral sopló durante ocho días de forma consecutiva en la primera semana de diciembre, lo que hizo que las máximas se situaran por encima de los 20 grados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios