Un joven de 22 años roba, golpea y abusa de una mujer en Torremolinos

  • La víctima denunció que caminaba por La Nogalera y la abordó un desconocido, que huyó al ser descubierto por dos ciudadanos

Agentes de la Policía Nacional detuvieron ayer en el municipio malagueño de Torremolinos al presunto responsable de una agresión sexual cometida en la zona de La Nogalera durante madrugada del pasado domingo. La investigación se inició a raíz de la denuncia de una joven que manifestaba haber sido víctima de una agresión sexual. La mujer relató que cuando caminaba por la zona de La Nogalera fue abordada por un joven desconocido que la golpeó, amenazó, robó y la agredió sexualmente.

Una vez que consiguió huir se dirigió hasta el ambulatorio de la localidad, según la Policía. Allí fue atendida de las heridas que presentaba y dieron aviso a la Policía Nacional, que se personó en el lugar activando desde ese momento el protocolo específico pertinente. El hombre huyó del lugar al verse descubierto por dos ciudadanos que acudieron al escuchar unos golpes y los gritos de la víctima.

Tras los hechos, se estableció un dispositivo para localizar al agresor. El joven fue detenido sobre las 12.15 horas de este pasado jueves en las inmediaciones de la calle Cruz de Torremolinos, como presunto responsable de los delitos de agresión sexual, lesiones y robo con violencia. En el transcurso de la investigación, los agentes averiguaron que el arrestado, sin domicilio conocido y con antecedentes por hechos similares, vivía como okupa en un inmueble de la localidad. Se da la circunstancia de que en el momento de su detención portaba el teléfono móvil robado a la víctima.

La Guardia Civil informó también esta semana del arresto de un docente de un centro educativo, acusado de un delito de abusos sexuales hacia una alumna. La víctima, que tenía 12 años de edad cuando comenzaron los hechos, sufrió abusos sexuales durante más de tres años. El tutor sometió a su alumna, supuestamente, a un fuerte control de sus actividades, imponiéndole obligaciones diarias para saber en todo momento qué hacía y con quién se encontraba. Durante este periodo de tiempo, la víctima no contó lo que sucedía a ninguna persona, ni tan siquiera a sus padres. El profesor, que no aceptaba el rechazo de la menor, comenzó a acosarla constantemente con 3.000 llamadas teléfonicas en un año e incluso cartas de amor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios