Dos jóvenes heridos al ser agredidos por un grupo de porteros de una discoteca

  • Tuvieron que ser atendidos en el Hospital Civil de las lesiones sufridas · Aseguran que no hicieron nada para ser golpeados · Segundo incidente en el mismo local en pocas semanas

Comentarios 1

Dos jóvenes tuvieron que ser atendidos la madrugada del domingo en el Hospital Civil como consecuencia de las lesiones sufridas al ser supuestamente agredidos por un grupo de porteros de una discoteca de Benalmádena en la que estuvieron como clientes. Ambos, que han contratado los servicios de un abogado y que hoy denunciarán los hechos ante la Policía Nacional, deben llevar un collarín durante un mes y tienen golpes y magulladuras en todo el cuerpo. Además, uno de ellos ha sufrido una luxación.

Según relató Antonio C. G., una de las víctimas, los hechos sucedieron sobre las 6.00 en la discoteca Kiu de la Plaza Solymar del municipio de Benalmádena. "Mi amigo y yo estábamos en el local hablando con otros dos jóvenes cuando, de pronto y sin motivo alguno, se abalanzaron sobre nosotros y comenzaron a golpearnos dándonos patadas y puñetazos", manifestó.

El joven, de 27 años, relató que fueron expulsados del establecimiento y que a él le dieron un tirón de uno de los brazos que le provocó una luxación en el hombro.

Una vez fuera, prosiguió el enfrentamiento y decidieron llamar a la Policía, que desplazó hasta el lugar a varias patrullas. Los agentes identificaron a uno de los porteros del establecimiento, aunque Antonio declaró que en la presunta agresión participaron no menos de cinco miembros del servicio de seguridad de la discoteca. "Me acuerdo de la cara de cada uno de ellos", afirmó.

Los dos jóvenes fueron trasladados a un centro de salud de Benalmádena, donde les hicieron una primera cura y desde donde fueron trasladados al Hospital Civil de la capital para recibir una asistencia más adecuada a las lesiones que presentaban.

Ambos han contratado los servicios de un abogado y hoy, después de estudiar las diligencias policiales, tenían previsto presentar ante la Policía la pertinente denuncia, que va a ser contra las presuntos agresores y contra los responsables del local.

Sobre las motivaciones de los empleados de seguridad para actuar de esa forma, Antonio C. G. declaró que "es posible que se confundieran de personas, pero es que ni preguntaron cuando ya nos estaban golpeando".

De formularse, esta sería la segunda denuncia presentada en las últimas semanas contra la discoteca Kiu por incidentes en su interior. Hay que recordar que a un joven le arrancaron la oreja de un mordisco que le propinó otro cliente, que fue detenido e ingresó en prisión. La víctima de este suceso denunció que el personal del establecimiento no le auxilió y que no detuvieron la actividad para buscar el cartílago.

Además, en sus alrededores fue asesinado un menor de edad de una puñalada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios