La crisis del ladrillo recorta en un 50% los ingresos urbanísticos de los municipios

  • El retroceso del negocio urbanístico afecta de forma más seria a la costa occidental. Estepona es el Ayuntamiento peor parado al ingresar sólo el 10% de lo previsto

La crisis inmobiliaria ya tiene su primera víctima: las haciendas locales. Los ayuntamientos han empezado en 2007 a sufrir las consecuencias de la menguada actividad urbanística al caer los ingresos originados por el negocio del ladrillo entre un 20 y un 50 por ciento, aunque hay casos en los que se hunden hasta en un 90 por ciento respecto a lo previsto.

Estepona, Manilva, Rincón de la Victoria y Ronda aparecen como los municipios más perjudicados por el nuevo panorama inmobiliario que, no obstante, no pasa de puntillas por ningún otro ayuntamiento.

El concejal de Estepona Francisco Zamorano (PSOE) admite que el Ayuntamiento recaudará este año unos seis millones de euros en tasas, tributos y otros ingresos de origen urbanístico (licencias de obras y primera ocupación, ICIO, plusvalías, convenios y ventas de suelo). En 2006, Estepona recaudó por estos conceptos 60 millones. Zamorano confiesa que el panorama es "caótico".

Estepona es, con diferencia, el municipio de la provincia donde más se han torcido las previsiones presupuestarias relacionadas con el urbanismo, al registrar una caída del 90 por ciento. Pero no es el único.

En Manilva, gobernada por IU y los independientes de la ASM, las cosas tampoco van bien. Había previsto recaudar este año 21 millones de euros pero las previsiones apuntan que sólo podrá ingresar 15, que representan una caída próxima al 30 por ciento. La programación presupuestaria ha fallado fundamentalmente porque se han dejado de ingresar tres millones por impuestos vinculados a la edificación inmobiliaria y dos millones en convenios urbanísticos.

En Rincón de la Victoria, gobernado por el PSOE y el independiente PSIRV, los ingresos procedentes de convenios urbanísticos se han reducido en un 50 por ciento. Para el año próximo, el presupuesto municipal plantea que en concepto de convenios urbanísticos se puedan ingresar 13,4 millones de euros. Además, los ingresos correspondientes a las tasas urbanísticas han descendido un 55 por ciento y los correspondientes al Impuesto de Construcciones Instalaciones y Obras un 16 por ciento.

El presupuesto para 2006 que aprobó en Marbella el equipo de gobierno que presidía Marisol Yagüe, imputada en el caso Malaya por corrupción, planteaba que sólo por el ICIO se podrían recaudar 15 millones de euros. "Este año, sin embargo, ingresaremos 3,5 millones. Aunque estamos cumpliendo el presupuesto que estimó la gestora porque ya entonces se trabajó con criterios muy prudentes", indica el concejal de Hacienda del municipio, Carlos Rubio (PP). "La misma prudencia se ha mantenido para hacer las cuentas de 2008".

El Ayuntamiento de Torremoli nos, gobernado por el PP, sostiene que los presupuestos de 2008 ya incluyen la bajada de ingresos originados por la actividad inmobiliaria. Sin embargo, las plusvalías previstas para 2008 (4,5 millones) suben un 15 por ciento respecto a 2007, la venta de suelo se mantiene idéntica (18 millones) y los aprovechamientos urbanísticos crecen otro 11 por ciento, hasta 20 millones.

El portavoz del grupo socialista de Torremolinos (PSOE), Juan Ortuño, tacha de "poco realista " este presupuesto. "Se ha hecho como si no hubiera crisis inmobiliaria para poder cuadrar las cuentas", cuando "un avance de liquidación a septiembre indicaba que de los seis millones del ICIO únicamente se habían ingresado 2,4 millones, por venta de suelo sólo se habían obtenido 10.475 euros, frente a los 18 millones programados y ya en 2006 se ingresaron 3,7 millones de euros en concepto de plusvalías, cuando se habían presupuestado 4,5 millones".

A la mayoría de los ayuntamientos les cuesta reconocer que están pintando para 2008 presupuestos de difícil cumplimiento porque tienen la obligación de igualar la previsión de ingresos a la de gastos.

José Herrera, concejal de Hacienda de Ronda (PP), donde gobiernan en coalición los andalucistas con los populares, confiesa que es consciente de que la crisis inmobiliaria "no ha tocado fondo en 2007" y, pese a todo, para el año próximo el presupuesto municipal incluye impuestos y tasas de origen urbanístico idénticas a las del actual ejercicio. "Este panorma está afectando mucho a la salud financiera de los ayuntamientos", resume Herrera, que admite que el Ayuntamiento de Ronda sólo ha podido cobrar hasta ahora el 51 por ciento de los 5,4 millones de euros que se habían previsto en concepto de tasas urbanísticas, plusvalías e ICIO.

"Son ingresos esenciales puesto que cubren la mayor parte de los gastos corrientes. Son fundamentales", concluye Herrera.

En Mijas, hasta noviembre de este año, se ha detectado que las licencias de obras y primera ocupación y el Impuesto de Construcción, Instalaciones y Obras había caído un 24 por ciento, al ingresar el Ayuntamiento 7,3 millones de euros, frente a los 10,9 previstos. No obstante, fuentes municipales del gobierno que preside el socialista Antonio Sánchez confían en superar estos parámetros en el cierre del ejercicio.

En Vélez-Málaga los tributos y tasas urbanísticas logradas hasta ahora registran un retroceso del 23 por ciento respecto a lo previsto, puesto que se han recaudado 2,6 millones de euros, cuando se habían programado 3,4. No obstante, el equipo del popular Francisco Delgado Bonilla espera poder recortar la diferencia en las semanas que restan para que acabe el ejercicio.

En Nerja también se han detectado dificultades para alcanzar la recaudación prevista por conceptos como el ICIO. En el presupuesto para este año (prorrogado de 2006) se habían incluido 904.000 euros y, sin embargo, hasta la fecha se han reconocido derechos por valor de 600.000 euros, es decir, un 33 por ciento menos. La concejal de Hacienda, Isabel Sánchez, calcula, además, que los ingresos por licencias de obras y primera ocupación han caído entre un 20 y un 30 por ciento.

En el Ayuntamiento de Málaga se ha recortado por tercer año consecutivo el presupuesto de ingresos por tasas urbanísticas y por el ICIO para acomodarse a la marcha del negocio inmobiliario. Los 14 millones que figuraban en las cuentas de 2006, se rebajaron para este ejercicio a 12,7 millones, cantidad que para 2008 ha vuelto a sufrir un tenue recorte para situarse en 12 millones.

Además, el Ayuntamiento, presidido por Francisco de la Torre (PP), ha previsto para 2008 que los ingresos globales de la capital retrocedan más de un seis por ciento, al pasar de los algo más de 1.000 millones de este año a 942. La reducción de las inversiones es especialmente acusada puesto que los 311 millones programados para el próximo ejercicio suponen un descenso del 27 por ciento.

El equipo de gobierno ha justificado este hecho no tanto por la evolución del negocio inmobiliario, como por las restricciones introducidas en la Ley de Ordenación Urbana de Andalucía (LOUA) que impide incluir en las cuentas las contraprestaciones económicas negociadas con los promotores inmobiliarios en los convenios hasta que estén definitivamente aprobados por la Comisión Provincial de Urbanismo. Además, la LOUA prohíbe destinar estos ingresos a cualquier proyecto que no sea incrementar el patrimonio municipal para favorecer la edificación de viviendas de protección oficial (VPO).

50%

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios