"Un ladrón le dijo a otro: 'Trae un cuchillo que lo vamos a matar"

"No he podido pegar ojo en toda la noche. Aún estoy muy asustado", manifiesta el joven mientras levanta sus gafas de sol y muestra su rostro amoratado. Acepta hablar con nosotros, pero pide encarecidamente que no digamos su nombre, ni realicemos fotografía alguna de su vivienda. Su temor y estado de nerviosismo están más que justificados. La noche del jueves vivió la que posiblemente haya sido la peor experiencia de su vida. Tres individuos de algún país del Este de Europa y que ocultaban sus rostros irrumpieron en su vivienda y le propinaron una brutal paliza para que les entregase el dinero y los objetos de valor que había. La víctima, que recibió múltiples golpes y patadas en el rostro, aseguró que hubo un momento en el que temió por su vida porque "un ladrón le dijo a otro: 'Trae un cuchillo que lo vamos a matar'.

El joven relató que se encontraba dentro del domicilio cuando llamaron a la puerta. "Pensé que se podía tratar de mi madre porque en ocasiones, en vez de abrir con su llave, pega para que salga y le ayude si trae alguna bolsa", señaló. Pero no era ella. Cuando abrió, se le abalanzaron tres individuos que "me liaron la cabeza con una chaqueta y que me tiraron al suelo".

Rápidamente comprendió que se trataba de un robo, pero jamás pensó que, aunque colaborase, iban a actuar con tanta brutalidad. "Dos me llevaron al cuarto de baño mientras el otro desvalijaba la casa. Mientras tanto, me pegaban patadas en la cara y me gritaban '¡cabrón!' y '¡mentiroso!' cuando les decía que no había caja fuerte", relató el joven, que aseguró que "les daba igual todo. Yo sólo trataba de protegerme de sus golpes".

Pasados unos minutos, los tres ladrones, de los que la Policía piensa que forman un grupo organizado, ya que minutos antes intentaron asaltar otro chalé en Pinares de San Antón, huyeron con una cantidad aproximada a los 2.500 euros en efectivo.

"No podía ni levantarme, pero cogí un bate y corrí a casa de una vecina para llamar a la Policía", concluyó el joven, que hizo hincapié a la hora de solicitar mayor seguridad en la zona. "Es necesario que los vecinos nos reunamos y valorar la posibilidad de contar con vigilancia privada, ya que a este tipo de gente les da igual que haya o no gente en las viviendas", manifestó, al tiempo que pidió mayor presencia policial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios