La licitación pública sigue en cotas bajas pese al tirón electoral

  • La inversión de las administraciones creció un 55,6% el año pasado hasta los 292 millones

Las Administraciones Públicas abrieron ligeramente el año pasado el grifo de inversiones en Málaga, si bien todo depende del color del cristal con que se mire. Según los datos oficiales de la patronal Seopan, las Administraciones licitaron en 2014 obras en la provincia de Málaga por un importe total de 292,2 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 55,6% respecto al ejercicio anterior.

Si se desglosa por administraciones se puede observar que la inversión comprometida ha crecido en las tres ramas -central, autonómica y local- aunque han sido las dos últimas las que dieron el mayor tirón. La Administración autonómica, por ejemplo, casi duplicó su licitación en la provincia, pasando de 58,5 millones de euros en 2013 a 99 millones de euros en 2014. La Administración local repitió prácticamente el modelo y aumentó la inversión desde los 68,6 millones hasta los 120,4 millones. La Administración central tuvo un incremento más moderado, de 60 a 72 millones.

El volumen licitado -que ha ido destinado en su mayor parte a obra civil- es el mayor de los cuatro últimos años y eso podría suponer un cambio de tendencia en el capítulo de inversiones de las instituciones. No obstante, hay que tener en cuenta varios factores. El primero es que 2014 fue la antesala del año electoral presente y las entidades locales, especialmente los ayuntamientos, empezaron a sacar proyectos de la chistera. El aumento de la licitación en un 75% en las Administraciones locales en un año así lo manifiesta.

En segundo lugar, pese al incremento de licitación, la cantidad total anual en una provincia como Málaga, la sexta más grande de España según el Padrón tras Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Alicante, es relativamente pequeña. De hecho, solo representa el 12,7% del total andaluz y recibió menos inversión que Granada, Sevilla y Cádiz.

Málaga vivió la pasada década una época dorada en la que las Administraciones destinaron más de 1.000 millones de euros anuales a la realización de obras públicas, rozando incluso los 1.500 millones en 2007. La llegada del AVE, la construcción de la nueva terminal del aeropuerto, la segunda pista, la hiperronda, el puerto, el Metro... La mejora en infraestructuras es palpable aunque aún quedan pasos importantes que dar como finalizar el saneamiento integral, el tren litoral o seguir avanzando con el suburbano en la capital. Los empresarios son conscientes de que no todos los años se pueden alcanzar cotas tan altas en inversión pública, si bien siempre han defendido que una provincia como Málaga, teniendo en cuenta sus infraestructuras y su dinamismo económico o de población, debería recibir unos 1.000 millones de euros anuales para mantenerse en vanguardia. Si se suman las licitaciones obtenidas por esta provincia desde 2011, no alcanzan entre todos los años esos 1.000 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios