La llave del futuro hospital

  • Profesionales que han diseñado el futuro Regional, médicos, pacientes y otros colectivos piden lealtad institucional para que no se bloquee la iniciativa

Ejemplo de colaboración: la viceconsejera de Salud recibe del presidente de la Diputación las llaves del edificio cedido para un centro de investigación oncológica. Ejemplo de colaboración: la viceconsejera de Salud recibe del presidente de la Diputación las llaves del edificio cedido para un centro de investigación oncológica.

Ejemplo de colaboración: la viceconsejera de Salud recibe del presidente de la Diputación las llaves del edificio cedido para un centro de investigación oncológica.

Más de 300 profesionales han trabajado durante casi un año para diseñar las infraestructuras sanitarias que necesita Málaga, cuyo pilar fundamental es un nuevo Hospital Regional detrás del Materno con 800 camas. La Junta (PSOE) ha asumido el proyecto y se ha comprometido en poner 230 millones para que sea una realidad en seis años. El escollo es que se planifica en unos terrenos de la Diputación (PP) que pone cinco condiciones para ceder el suelo.

En una ciudad acostumbrada a que las diferencias partidarias eternicen los proyectos y además con elecciones en el horizonte, no son pocos los que temen que la iniciativa se atasque. Por eso profesionales que han diseñado el futuro hospital, el Colegio de Médicos, asociaciones de pacientes, sindicatos y otros colectivos exigen lealtad institucional a la Junta, la Diputación y el Ayuntamiento para que el proyecto pueda ver la luz en 2024, como ha prometido la Administración autonómica. Porque pese a que es el tercer hospital que la Consejería de Salud anuncia en la capital en una década -y los dos anteriores no los hizo-, existe la convicción entre los diferentes colectivos consultados de que "esta vez va en serio".

Uno de los expertos que ha participado en el diseño del futuro Regional apuntaba: "Este no es el proyecto de la Junta; es un proyecto de la ciudad. Han participado más de 300 profesionales en su diseño. Esperamos que haya lealtad institucional entre la Consejería de Salud, la Diputación y el Ayuntamiento para sacarlo adelante. Seguro que se llegará a un acuerdo".

Otro de los técnicos involucrados en la elaboración del proyecto señalaba como ejemplo de la colaboración institucional que se necesita en esta coyuntura, la cesión que la Diputación ha hecho de un edificio para que la Junta ponga en marcha un centro de investigación oncológica. Esa es la llave -advertía- para que Málaga tenga un nuevo Regional: la colaboración entre instituciones. Y acotaba: "Esto es tan importante que la Consejería no puede echarse atrás; el compromiso va en serio, pero no creo que se cumpla en seis años, sino que tardará unos diez. Y la Diputación al final colaborará porque lo contrario sería incomprensible". Tras señalar que la provincia, en relación a su población, tiene un "déficit importante" en infraestructuras sanitarias, indicó que la Junta es la responsable de las inversiones, porque es la que tiene las competencias, "pero las demás administraciones tienen la responsabilidad de colaborar para que esas inversiones se ejecuten".

Para que el proyecto no se atasque, algunos colectivos sociales, colegios profesionales y sindicatos han comenzado a rebajar sus reivindicaciones. Inicialmente, muchos pedían que, además del nuevo Regional, la Junta construyera en la zona este un hospital de alta resolución (Chare). Tras el compromiso de Salud con el proyecto de 800 camas, que no contempla un Chare en la zona oriental de la capital, muchos de estos colectivos reclaman ahora un centro sanitario sin encame (CARE), pero con posibilidad de ampliarse con hospitalización en el futuro. Sin embargo, la Diputación mantiene su exigencia de que para ceder el suelo para el nuevo Regional, Salud construya en Chare en el este.

El Colegio de Médicos -que inicialmente reclamaba un Chare- al día siguiente del anuncio de la Consejería ya rebajaba la demanda a un CARE con posibilidad de crecimiento más adelante. "Siempre y cuando sea susceptible de poder ampliarlo y no se quede sólo en la mejora del centro de salud de El Palo", aclaraba su presidente, Juan José Sánchez Luque. La institución colegial y 22 organizaciones de pacientes instaban el martes pasado a las administraciones a aparcar las "disputas de partido" para no bloquear el nuevo Regional.

Rafael González, responsable de Sanidad de CCOO, cree que empecinarse en el Chare en el este "sería empantanarlo todo" y propone que se rebaje la reivindicación a un centro sanitario como el Hospital del Valle del Guadalhorce en la actualidad: con área de Observación, consultas de especialidades, Urgencias y pruebas diagnósticas, pero sin hospitalización, aunque con posibilidad de encame en el futuro. "El proyecto [del nuevo Regional] es bastante bueno. Hay que olvidarse de rencillas políticas y remar todos en el mismo barco, independientemente de lo que se haga en la zona este", esgrime. Un reciente informe del sindicato no sólo insistía en que Málaga está a la cola de Europa en camas de hospital por habitante, sino que alertaba que la situación ha empeorado al pasar de una ratio de 19,31 por 10.000 en 2003 a 15,47 en 2017. Porque desde la apertura del Hospital Costa del Sol hace 25 años, la provincia apenas ha ganado unas 70 camas -las del Chare de Benalmádena que sólo funcionan entre semana y una veintena de Salud Mental-, mientras la población ha crecido en casi medio millón. Y frente a este déficit, la propuesta de la Junta -que incluye además la reconversión del antiguo Carlos Haya en un hospital para crónicos- aportaría unas 500 nuevas camas.

Uno de los expertos que ha trabajado en el proyecto apuntaba que "es una insensatez" bloquear un hospital de 800 camas por un "hospitalito" en la zona este. Aclaraba que la voluntad de Salud es reforzar ese área con atención primaria, Urgencias y consultas de especialidades. Otro técnico aseguraba que en su conjunto, el diseño da respuesta a la falta de camas, a la necesidad de unas instalaciones potentes en tecnología -con el nuevo hospital-, y a la demanda de recursos para pacientes crónicos -con la reconversión del actual Regional-. Y concluía con la confianza de que las instituciones sabrán estar a la altura de las circunstancias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios