Las lluvias dejan agua para abastecer a la capital durante casi un mes

  • Los pantanos del Conde y Guadalhorce han ganado casi tres hectómetros cúbicos en una semana · Es la tercera vez en cinco meses que las reservas hídricas embalsadas aumentan en la provincia

No ha llovido mucho en los últimos días , pero sí lo suficiente para que los pantanos de la provincia lo noten. Casi tres hectómetros cúbicos, o el equivalente a lo que Málaga capital consume durante algo menos de un mes, han ganado los embalses malagueños en sólo una semana después de alcanzar el nivel más bajo desde la sequía de 1995.

Es la tercera vez que las reservas hídricas embalsadas de la provincia de Málaga suben en menos de un mes y el mayor incremento que han experimentado desde mayo. Las tormentas que han marcado el comienzo del otoño han hecho posible este pequeño milagro después de cinco meses de pérdidas ininterrumpidas.

Los que más han notado el efecto de las precipitaciones de las últimas semanas han sido los pantanos del Guadalhorce y del Conde, que han ganado 2,9 hectómetros cúbicos gracias a los más de 70 litros por metro cuadrado que dejó la tromba de agua que cayó la semana pasada en la zona.

Pero esta cantidad sigue siendo insuficiente para que Málaga capital dé por finalizada la situación de alerta máxima por sequía en la que se encuentra desde hace varias semanas y que podría conllevar restricciones en el abastecimiento de la población a finales de este año si no llueve antes.

El resto de los embalses de la provincia de Málaga no han conseguido recuperarse del declive que sufren desde la pasada primavera. Todos, a excepción de los dos mencionados, han visto disminuidas sus reservas hídricas en la última semana, según los datos de la Cuenca Mediterránea Andaluza.

El volumen de La Concepción y La Viñuela es el que más ha bajado, casi medio hectómetro cúbico respectivamente en siete días, aunque la situación de éste último es la que más preocupa. Sólo dispone ya de 16,2 de los 170 que tiene de capacidad este embalse, que es el más grande de la provincia.

En total, los siete embalses malagueños almacenan 115,8 hectómetros cúbicos, una cantidad muy por debajo de los 148 que tenían hace justo un año cuando se encontraban al 24,1% de su capacidad. Ahora apenas llegan al 19%, el dato más bajo desde que empezó la sequía hace ya cuatro años.

Las reservas hídricas de los pantanos no han parado de bajar desde el pasado 19 de mayo. La primera vez que subieron desde entonces fue a finales de septiembre después del aguacero que cayó durante esa semana, aunque no fue más de 1,3 hectómetros cúbicos en total.

Una semana después las reservas volvieron a incrementarse, pero sólo en 0,3 hectómetros cúbicos.

Las lluvias caídas ayer y el domingo en casi toda la provincia no han sido muy significativas, excepto en Casarabonela donde en dos días se han registrado casi 68 litros por metros cuadrado. La alerta por lluvias y tormentas fue desactivada ayer por la tarde, aunque a partir de mañana podría volver a llover.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios