Unos 500 locales se acogen a la vía rápida para poder abrir en horas

  • La declaración responsable simplifica el proceso y no demorar la actividad

El Ayuntamiento de Málaga ha recibido unas 500 solicitudes para la apertura de establecimientos mediante la declaración responsable, un procedimiento puesto en marcha a finales del pasado mes de septiembre y que permite, si toda la documentación está correcta, abrir en cuestión de horas. La ciudad malagueña fue la primera de España en aplicar esta iniciativa, que tiene como objetivo simplificar el proceso y no retardar el comienzo de la actividad económica de las pequeñas y medianas empresas. En cuanto al tipo de establecimientos para los que se ha presentado esta declaración, en un porcentaje alto están dedicados a la restauración y, respecto a su ubicación, se reparten por la mayoría de los distritos de la ciudad, aunque especialmente por aquellos en desarrollo, como Teatinos, según informó la delegada municipal de Promoción Empresarial y del Empleo, Esther Molina.

Precisamente, destacó la importancia de este procedimiento, en tanto que "permite la apertura del establecimiento al día siguiente", lo que contrasta con el proceso anterior, que suponía al menos un año de tramitación del expediente de licencia de apertura. "Es digno de tener en cuenta porque se agiliza mucho el inicio de la actividad", dijo la nueva delegada municipal.

No obstante, sí reconoció que aún hay que consolidar esta iniciativa y "avanzar un poco más", lo que pasa por la correcta formación de los técnicos que trabajan para los empresarios solicitantes, de modo que "la documentación se adecúe desde el inicio al expediente y podamos ser todo lo ágiles que queremos"; por la difusión de este procedimiento y por la agilización de la inspección última, que es la que debe confirmar que todo se ajusta a la legalidad.

En este punto, Molina advirtió de que "quizá aún la gente confunde el procedimiento de declaración responsable y la posibilidad de abrir al día siguiente con no presentar ningún tipo de documentación y abrir". "Estos expedientes tienen un tiempo de espera cero, pero siempre y cuando lleguen completos", subrayó.

Hasta el inicio del procedimiento de la declaración responsable, poner en marcha un negocio requería una solicitud de licencia municipal de apertura; un proyecto técnico, que se enviaba a Bomberos y Medio Ambiente para su visto bueno cuando procedía, y la comprobación por parte de Comercio de la seguridad y accesibilidad del local. Tras completar estos pasos, se obtenía una licencia de instalación que permitía hacer obras, y, terminada la reforma, se extendía un certificado de adecuación al proyecto, otorgando el permiso de apertura.

Con el nuevo procedimiento, sin embargo, el empresario dispone del local, redacta el proyecto técnico, hace la reforma conforme a éste último y certifica el final de obra. Acto seguido, presenta una declaración responsable y obtiene permiso para iniciar su actividad al día siguiente. Posteriormente, el Ayuntamiento lleva a cabo controles periódicos para comprobar que el negocio cumple los requisitos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios