Un malagueño, en estado grave al ser corneado en el festejo del Toro de la Vega

  • El hombre, que presentó heridas en el muslo izquierdo, se encuentra ingresado en Valladolid

El toro, ayer, en un momento del festejo. El toro, ayer, en un momento del festejo.

El toro, ayer, en un momento del festejo. / nacho luque / efe

El festejo del Toro de la Vega, reconvertido en la suelta de un astado por el campo sin muerte en público, se celebró ayer en Tordesillas (Valladolid) con un herido de gravedad al resultar corneado en una fiesta que se ha celebrado sin incidentes de orden público. El herido al final del festejo, fue un vecino de Málaga, A.M.S., de 37 años, que resultó corneado en el muslo izquierdo por Princípe, el astado protagonista de la carrera, un colorado de 630 kilos de pesos y cinco años y medio de edad. El herido fue hospitalizado en el Hospital Clínico Universitario, en la ciudad de Valladolid.

Otro herido, de menor gravedad, fue un varón de 65 años, T.M.A., que fue desplazado hasta el Hospital Comarcal de Medina del Campo (Valladolid) aquejado de una luxación en el hombro derecho. Una menor afluencia de público, la atenuación del dispositivo de seguridad y la total ausencia de protestas de organizaciones contrarias a la celebración de espectáculos taurinos fueron, en comparación con años precedentes, las notas características del Toro de la Vega de este año, el segundo sin lanceros y sin muerte en público tras la prohibición impulsada por la Junta de Castilla y León cuando la polémica por el fstejo alcalzara relevancia nacional y obligara a todas las formaciones a pronunciarse.

Un cuarto de hora antes del inicio del festejo, un manifiesto público escuchado desde los altavoces del recorrido reclamó el derecho de los aficionados y de los vecinos de Tordesillas a disfrutar del Toro de la Vega en su formato tradicional, con lanceros de a pie y a caballo, erradicado durante el verano de 2016 fruto de una "injusta imposición" de orden legal, según el texto. La proclama animó a los vecinos y aficionados a defender el Toro de la Vega en su formato histórico por tratarse de la "tradición viva de un pueblo" y de un ritual que constituye un "pilar clave de la antigua tauromaquia", y lamentado el desamparo en que a su juicio ha quedado la población de Tordesillas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios