Un malagueño inventa un tejado de caucho que calienta el agua de una vivienda

Un joven de 28 años es el inventor de un tejado hecho con neumáticos reciclados (caucho) que calienta el agua utilizada en una vivienda sin necesidad de instalar placas solares, al tiempo que la caldea en invierno y la refrigera en verano, según ha informado José Antonio Aguilera, creador del proyecto.

El caucho, que alcanza altas temperaturas gracias a los rayos del sol, calienta el agua que se encuentra almacenada en un depósito en el interior del tejado y que sube al mismo a través de un termosifón -aparato que funciona con las corrientes de convección naturales de los fluidos-, de manera que forma un circuito con este líquido que luego se distribuye al resto de la casa.

Este joven inventor, vecino del municipio malagueño de Villanueva de Tapia, ha asegurado que el precio del tejado, que hace la función de las placas solares, es igual "o incluso menor" al de uno convencional ya que se ahorra en mano de obra, pues hay que montar una única pieza, que ya viene prefabricada.

La cubierta consta además de una chapa transitable, capaz de soportar un mínimo de 120 kilogramos, tal como exige la ley, debajo de la cual hay una capa de lana de roca que funciona como aislamiento.

Pero éste no es el único invento de Aguilera, pues ya cuenta con creaciones como un badén para reducir la velocidad de los vehículos, que permite que sólo sufran los molestos botes que causan los dispositivos tradicionales aquellos automóviles que superen el límite fijado, o una motocicleta anfibia. Este curioso vehículo consiste en colocar a la salida del tubo de escape de la moto una válvula de tres vías, con una entrada y dos salidas, que introduce el humo por un tubo metálico flexible hasta un dispositivo que lo enfría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios