Cinco malagueños de primera, cinco carreras plagadas de éxitos

  • 'Málaga hoy' cierra 2007 con un homenaje a los 15 años de vida del PTA, la investigación de élite aplicada a la Cardiología, la portentosa voz de Diana Navarro y los éxitos del equipo de fútbol sala de la ONCE

¿Qué tienen que ver las coplas que más discos venden con los éxitos del deporte de discapacitados? ¿Cómo hacer casar la investigación médica de primer nivel con la élite empresarial y, además, con todo lo anterior? Este es el dilema al que se enfrentó este diario a la hora de elegir a sus Malagueños de hoy 2007. El resultado es el que ven retratado en estas páginas. No están todos los que son, pero son todos los que están. ¿Y qué es lo que son?, se preguntarán algunos. Lo que son es ciudadanos de primera unidos por su amor a Málaga cuyas trayectorias, una por una, bien merecen su propio reportaje. Vamos por partes.

Diana Navarro siempre ha llevado muy a gala ser malagueña y, aún más, pertenecer al barrio de Huelin. Al amparo de sus vecinos comenzó a gestarse una trayectoria que hoy es una realidad consolidada a base de duro trabajo. Encarnita Perrau la acogió en la agrupación Renacer cuando tenía sólo 9 años. Quizás fue ahí cuando muchos descubrieron su portentosa voz, que fue ganando concurso tras concurso. "Los certámenes me servían para darme a conocer y poder seguir costeando mi carrera".

Noche de copla fue su primer trabajo, una producción local de la que vendió 3.000 copias. Su espaldarazo definitivo lo tuvo con No te olvides de mí (2005). Más de 200.000 discos despachados, Premio Ondas, dos Premios de la Música y nominación al Grammy, son algunos de los reconocimientos que premiaron cuatro años de preparación previa. El pasado septiembre volvió con 24 rosas, que llegó a ser Disco de Oro en siete semanas. Inmersa en un mundo lleno de platós de televisión, escenarios, entrevistas y homenajes, reconoce que "el premio más grande fue hacer el pregón de la Feria de Málaga". Brindo por ti, con vino malagueño de amor, dice la letra de su segundo single. Caldo que desde el pasado 10 de noviembre reparte por la geografía española en cada concierto, todos con lleno. La renovadora de la copla, la chica que quiere no perder sus raíces, arranca 2008 con una pequeña gira americana. Junto a otras artistas, cantará en Nueva York, Washington y Miami. También harán parada en Londres con un directo que pretende llegar "al corazón".

El corazón es precisamente el objeto de estudio de Eduardo de Teresa. El jefe de Cardiología del Hospital Clínico ha metido a los profesionales de su servicio en el berenjenal de la investigación. Ellos saben que los datos que aportan los pacientes que ven a diario pueden ayudarles a resolver una incógnita: ¿cuál es el mecanismo de regeneración de las células del corazón tras un infarto?

Ya saben que la regeneración la hacen las células progenitoras que fabrica la médula y manda al corazón. Pero también han constatado que esa producción del propio cuerpo resulta insuficiente. Descifrar ese proceso es la clave para tratamientos futuros. De Teresa hace un símil policiaco con el que cualquiera comprende el objetivo de la investigación en la que participan más de 40 personas del Clínico, el Centro Regional de Transfusión Sanguínea y la Universidad de Granada. "Tenemos muchos sospechosos, pero debemos encontrar al culpable", sintetiza.

Este cardiólogo no se cansa de repetir que es un trabajo en equipo y que otros servicios de su hospital -como los de Oncología y Endocrinología- también se han embarcado en proyectos de investigación punteros. Profesionales que además de tratar a los pacientes de hoy, piensan en mejorar los tratamientos del futuro. De Teresa aclara que los estudios aún están en fase inicial. Pero tarden menos o más, lo importante es que ya hay investigadores tratando de resolver lo que todavía es un enigma.

La élite médica le da paso en estas páginas a los triunfos de un grupo de deportistas que han llegado a lo más alto pese a que son invidentes. No hay título que se le resista a los chicos que entrena José Urbano: cinco veces campeones de España, cinco veces campeones de liga... Todo ello gracias a "un equipo muy unido que sabe a lo que va", explica el míster. Los chicos son el equipo de fútbol sala de Málaga dependiente de la ONCE, que compite en la categoría de ciegos totales y que acumula ya cinco temporadas consecutivas de éxitos.

El reconocimiento Malagueños de hoy 2007 va por todos ellos, que estuvieron representados en la figura de su preparador y del presidente de la ONCE en Málaga, Cristóbal Martínez. El apoyo que ésta les brinda ha sido clave en los logros del equipo que, a su vez, son todo "un orgullo" para la Organización Nacional de Ciegos. Son los mejores en lo suyo, pero no son los únicos. Cientos de invidentes malagueños suplen cada día sus carencias y logran realizarse en variadas disciplinas deportivas gracias a su ilusión y su esfuerzo. "Cotidianeidad" es la palabra preferida del presidente de la ONCE en Málaga porque como bien dice, "el deporte, al igual que el resto de actividades, forma parte de la vida de las personas con discapacidad".

La del Parque Tecnológico de Málaga también es una historia de superación. "Lo más duro fue el comienzo. Yo tenía un parque en la cabeza, pero veía que las cabezas de los demás no veían lo mismo", rememora el presidente de la tecnópolis, Felipe Romera. Hoy en día todas las cabezas ven lo mismo porque el proyecto que parió este ingeniero en 1992 alberga ahora a 450 empresas que dan trabajo a 12.000 personas y el Parque ha cumplido su 15 aniversario.

Su trayectoria está plagada de éxitos, pero él, humilde, se acuerda hoy de los fracasos. Como si convertir un erial en un referente a nivel internacional no fuera nada. Como si exportar su modelo a Asia, el Magreb y Latinoamérica fuera cualquier cosa. Nosotros sabemos que es muchísimo y por eso tiene el lugar que se merece en estas páginas periodísticas.

El empeño de Romera es el mismo empeño de todos: luchar día a día por ser los mejores en lo suyo, trabajar duro y hacer una Málaga mejor. Por eso les rendimos este sencillo y humilde homenaje: un desayuno, un brindis y un reportaje para la posteridad. Por eso son los Malagueños de hoy 2007.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios