Málaga

Los malagueños se refugian en la venta de oro y en artículos de segunda mano

  • La compraventa de este metal se ha incrementado en los últimos años como consecuencia de la crisis económica

Compro oro. Quizás sean los carteles más repetidos en los comercios de Málaga. Y es que con la crisis azotando al país, son muchos los malagueños que han decidido abrir sus joyeros y deshacerse de las alhajas. Pero no es el único método empleado por los malagueños para intentar paliar los efectos de la crisis. Adquirir artículos de segunda mando también se ha convertido en la fórmula para adquirir nuevos productos sin vaciar mucho el bolsillo. Este tipo de establecimientos han experimentado un crecimiento espectacular. Sólo frente a la estación de autobuses hay dos comercios, además de los repartidos en distintos puntos del centro de la ciudad, siendo calle Carreterías un punto estratégico para este tipo de comercios. Está claro que los carteles amarillos se han multiplicado. Ya no sólo se vende oro, sino que estos establecimientos también se dedican a la compraventa de artículos de segunda mano.

Néstor Darío, responsable de Flash Convert, asegura que con la crisis la gente recurre más a la venta de este metal para intentar paliar la situación. Asimismo, señala que los artículos de segunda mano también se han convertido en artículos muy demandados. "Mucha gente prefiere pagar ahora menos dinero por un televisor y quizás, cuando mejore la situación económica, lo cambien por uno de primera mano", afirma Néstor Darío. Los artículos de segunda manos más demandados suelen ser electrodomésticos, televisores y reproductores de DVD, aunque también hay quienes optan por comprar películas o CDde segunda mano.

La crisis también ha originado un cambio en el perfil del vendedor de oro. Antes la gente solía intercambiar joyas, ahora el 99% de los consumidores quieren el dinero. Anillos, cadenas, medallas, relojes... Cualquier cosa vale para obtener dinero. Respecto a la compraventa de oro, una trabajadora del establecimiento Compro oro de la capital afirma que en los últimos meses está disminuyendo el valor del oro. Por el momento, se paga 17,8 euros por gramo de oro de 18 quilates, que es el metal más empleado.

Cada establecimiento cuenta con una tasación diferente. El gramo de oro de 14 quilates se paga entre 10 y 13 euros; entre 16 y 18 el de 14 quilates; y en torno a unos 27 euros por gramo el de 24 quilates. El procedimiento tradicional para tasar el oro consiste en primero hay que pasar la joya por una piedra de toque, se comprueba si el metal es de 14, 18 ó 22 quilates, se descartan las piedras o gemas, se pesa y se toman los datos del vendedor, nombre, DNI y teléfono de contacto.

Por su parte, el presidente de la Unión de Consumidores de Málaga, Jesús María Burgos, afirmó que muchos de los ciudadanos que se acercan a este tipo de establecimientos son engañados. "Este tipo no está regulado por ley, además, suelen engañar ya que el consumidor desconoce la pureza del oro que lleva o el peso del mismo". Ante este hecho, Burgos aconseja a los consumidores que antes de empeñar sus joyas, hablen con algún joyero que les oriente sobre el valor de la pieza. Asimismo, Burgos aseveró que la demanda se ha incrementado en más de un 2.000% en la provincia. Asimismo pidió precaución ante la aparición de los sistemas telefónicos y de correo de compraventa de oro, ya que "el consumidor desconoce el proceso de tasación que realizan este tipo de establecimientos, que en muchas ocasiones engañan".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios