El maletín olvidado

  • La Policía tuvo tres meses sin abrir una carpeta que contenía las principales pruebas de cargo de la presunta corrupción política y urbanística del caso Malaya

El maletín que contenía la parte más explosiva del caso Malaya, que guardaba documentación que acabó provocando la detención de decenas de empresarios y políticos de Marbella, estuvo tres meses en dependencias policiales antes de que los investigadores descubrieran el polvorín que encerraba. El entonces jefe del grupo del grupo tercero de blanqueo de capitales de la Udyco de Málaga reconoció ayer durante el juicio por este asunto que la carpeta de piel marrón permaneció intacta desde que fue intervenida al supuesto contable de Juan Antonio Roca, a finales de marzo de 2006 hasta junio de ese año.

Las montañas de documentación y soportes informáticos decomisados durante los registros practicados en las viviendas y oficinas de los primeros detenidos en la operación Malaya absorbieron la capacidad de trabajo de los seis agentes del grupo de blanqueo, apoyados por inspectores de la Agencia Tributaria. En aquel maremágnum el maletín marrón de la marca Balenciaga pasó desapercibido. Incluso, su propietario fue inicialmente imputado sólo como posible cooperador en el blanqueo de capitales que se atribuye a Juan Antonio Roca.

Sin ese maletín, Malaya no sería el mayor caso de corrupción político urbanística investigada hasta ahora en España y no habría 95 personas sentadas en el banquillo. El día que se abrió se destapó la caja de los truenos en Marbella. La Policía descubrió lo que considera que es la contabilidad B de Juan Antonio Roca. En definitiva, emergió la principal prueba contra los acusados. Fuera de ese maletín sólo quedan las conversaciones telefónicas intervenidas a los sospechosos y algunos documentos indiciarios del mecanismo de extorsión que se les atribuye. El ex jefe del grupo tercero de Blanqueo explicó ayer a instancias de la Fiscalía Anticorrupción que se encontraron una serie de anotaciones que, en realidad, eran los "libros de caja" de Juan Antonio Roca "con los ingresos y salidas" que experimentaban sus empresas desde 2004 hasta la fecha de su detención, el 29 de marzo de 2006.

Tanto es así que la contabilidad de los dos primeros ejercicios figuraba en un soporte informático, mientras que los movimientos relativos a los meses de enero y febrero de 2006 se hallaron impresos y los referidos a marzo de 2006 manuscritos. La Policía cree que no les dio tiempo a transcribir esos apuntes contables al ordenador. Esa contabilidad reflejaban aportaciones económicas que se vinculan con empresarios con intereses inmobiliarios en Marbella o aspirantes a adjudicaciones municipales, los ingresos de efectivo, imposiciones y devoluciones de préstamos intrasocietarios y una serie de salidas. En este último capítulo aparece el Ayuntamiento de Marbella "como una empresa más", según el mando policial que dirigió el caso Malaya hasta su inexplicada salida del grupo de investigación para incorporarse a una comisaría de distrito.

Es decir, en la aparente contabilidad opaca de Juan Antonio Roca figuraban una serie de salidas de dinero relativas a compromisos con proveedores y otros gastos de explotación y ahí es donde a efectos contables Roca presumiblemente encuadra los supuestos pagos a los concejales.

En esta documentación es donde la Policía halló las iniciales que seguidamente relacionó con los nombres de las personas que formaban en aquellas fechas el equipo de gobierno de Marbella y que pudieron ser receptoras de sobres y de los empresarios con intereses en el municipio que aparecían como aportantes. No obstante, Juan Antonio Roca, hasta ahora, nunca ha reconocido esa contabilidad como propia, mientras que Salvador Gardoqui ha admitido que efectivamente fue quien pasó a una hoja de cálculo los números y apuntes que le dictaba el otrora poderoso asesor de urbanismo de Marbella, pero que en realidad nunca supo a qué se refería porque se limitaba a copiar lo que le decía. Una tarea menor por la que, según dijo, no facturó ni un céntimo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios