Un maltratador acepta la pena de seis años y tres meses por agredir a su esposa y quemar su casa

  • El individuo había sido condenado en noviembre de 2005 a la pena de prohibición de aproximación y comunicación a su mujer durante ocho meses, pero el 16 de junio de 2006 se acercó a ella y comenzó una discusión en la que la agarró del pelo y la abofeteó

Un maltratador ha aceptado la pena de seis años y tres meses de prisión por amenazar y agredir a su esposa e incendiar la vivienda en la que ésta vivía, incumpliendo además la orden de alejamiento que tenía por una sentencia anterior.

Durante la vista oral, celebrada hoy en la Sección Octava de la Audiencia Provincial de Málaga, el acusado, F.J.R.C., reconoció la autoría de los hechos y se conformó con la petición fiscal, que rebajó la pena de doce años y seis meses de prisión a la mitad.

Según las conclusiones del Ministerio Público, el procesado había sido condenado antes de hoy en seis ocasiones y se encuentra desde junio de 2006 en prisión provisional tras una sentencia firme por un delito de amenazas leves en el ámbito familiar.

El individuo había sido condenado también en noviembre de 2005 a la pena de prohibición de aproximación y comunicación a su esposa por tiempo de ocho meses, a pesar de lo cual el 16 de junio de 2006 se acercó a ella en las proximidades de un kiosco en Coín (Málaga) y comenzó una discusión en la que la agarró del pelo y la abofeteó.

La mujer se refugió en su domicilio, pero ante los golpes de su marido abrió la puerta y éste volvió a agredirla dándole un puñetazo en la cabeza y posteriormente amenazó con quemar los muebles de la casa "para que nadie distinto de él los disfrutase".

El condenado abandonó el lugar ante la llegada de la Guardia Civil, aunque al día siguiente por la mañana volvió a agredir a su esposa, "esta vez dándole un puñetazo en la frente", y por la tarde, sabiendo que su mujer y sus dos hijos no se encontraban en el domicilio, accedió a éste después de trepar por la pared hasta la terraza.

En el interior de la vivienda prendió fuego a las cortinas, provocando un incendio que se extendió rápidamente por la casa y afectó además al techo de la escalera y a la puerta de entrada de otra vivienda, aunque no se propagó por ella gracias a la intervención de los bomberos.

Fueron los vecinos quienes sacaron al hombre del domicilio de su mujer y consiguieron retenerlo hasta la llegada de la Guardia Civil ante su intento de huida.

La Fiscalía ha considerado que los hechos cometidos por el acusado eran constitutivos de un delito de quebrantamiento de condena, dos de lesiones leves en el ámbito familiar, uno de amenazas graves no condicionales y otro de incendio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios