La mayoría del profesorado se une a los pluses salariales por aprobados

  • El 50% de los institutos y el 70% de los colegios se suman al programa de calidad · Algunos sindicatos critican que "no ofrece una mejora general" y lo acusan de "intento de soborno para mejorar las apariencias"

Este curso 2011/2012 se ha iniciado una nueva convocatoria del programa de calidad y mejora de los rendimientos escolares, un plan regional que contempla incentivos económicos al profesorado que participa voluntariamente en él con el objetivo de aumentar el nivel académico de sus alumnos, bajar la tasa de absentismo y de fracaso escolar. Casi 2.000 centros andaluces desarrollan ya este programa que se inició hace cuatro años.

Sobre el 68% de los colegios de infantil y primaria de Málaga se han acogido al plan. Esta cifra desciende hasta aproximadamente el 50% en el caso de Secundaria. Esto supone que la mitad de los institutos malagueños rechaza este programa de la Junta.

Como novedad, la nueva regulación establece "indicadores objetivos" para medir el grado de satisfacción de la comunidad educativa, la tasa de abandono escolar, así como el nivel de comprensión lectora y matemática del alumnado a través de las pruebas de evaluación de diagnóstico y la prueba Escala o la opinión de las familias, según explican desde la Consejería de Educación. Además, este organismo evaluará los objetivos del programa año a año.

La menor adscripción de los centros de secundaria al plan denota, según manifiestan algunos sindicatos, que este programa no funciona. "Recopilamos datos objetivos, vemos si esos centros obtienen mejores resultados en pruebas de diagnóstico, si hay menos absentismo escolar o de profesorado, si el profesorado participa en el proyecto y está contento... y las conclusiones son que el programa no ofrece una mejora general", explica Ramoni Ruiz, presidenta provincial del Sector de Enseñanza del sindicato CSI-CSIF.

Asegura Ruiz que "hay centros de secundaria que han repetido la votación hasta 6 y 7 veces en dos años y pese al interés de los equipos directivos, salía que no". La responsable de Enseñanza de CSI-CSIF considera que "no se puede engañar con datos que no son reales, el profesorado quiere que haya calidad, y que esa calidad no sea una falacia, no tener que aprobar a un porcentaje del alumnado, ante eso el profesorado de secundaria ha respondido con contundencia".

Desde la Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía (APIA) van más allá y tildan el programa de "intento de soborno para mejorar las apariencias". Para Gonzalo Guijarro, portavoz de APIA, "ya hay dos o tres sentencias negativas al respecto. Los jueces han dicho que eso es ilegal porque no hay control externo de resultados y la realidad última es que te dan más dinero por aprobar más". Añade Guijarro que "es un plan perverso que empeora la calidad del sistema" y subraya que en los centros de ESO en los que ha entrado "han caído en picado los niveles académicos y de orden y disciplina".

No opinan lo mismo en el sindicato Comisiones Obreras. José Fernández, secretario provincial de Enseñanza, estima que la valoración es "bastante positiva" ya que "se van mejorando los rendimientos escolares principalmente en los centros de infantil y primaria acogidos al programa" y añade que en secundaria "sería interesante" que se extendiera su desarrollo.

"Esto no es la panacea, con este programa no se soluciona todo el sistema educativo, pero se pretende que el departamento trabaje en conjunto, con objetivos y criterios comunes que redunden en la mejora de rendimientos del alumnado ", explica Fernández. Eso sí, advierten desde CCOO que el aumento de los recursos humanos no puede paralizarse si se quieren conseguir los resultados previstos. La disminución de la ratio, los desdobles en las áreas instrumentales en secundaria y el apoyo al refuerzo educativo son fundamentales para alcanzar el éxito del programa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios