Cuatro médicos declaran como imputados por una muerte en Rincón

  • La familia de la víctima denunció que no recibió socorro en 12 horas de llamadas y que el diagnóstico fue equivocado

Cuatro médicos del servicio de Emergencias Sanitarias del 061 declararon ayer como imputados ante la titular del juzgado de Instrucción número 9 de Málaga por la muerte de un hombre ocurrida en Rincón de la Victoria la Navidad pasada. Las diligencias intentan esclarecer si los facultativos incurrieron hace casi un año en un presunto delito de omisión del deber de socorro, y se abrieron tras la denuncia presentada por la familia de la víctima, un hombre de 66 años.

Los hechos sucedieron el pasado 25 de diciembre. Según la denuncia presentada por los familiares, la mujer del fallecido llamó a una ambulancia después de que su esposo, Norberto Bernardo, se quejara de fuertes dolores en la espalda. Los efectivos del 061 que se desplazaron para atenderlo le diagnosticaron una lumbalgia y le dieron un calmante.

Pero el dolor fue en aumento, y ante el mal estado que presentaba el enfermo, su esposa empezó a llamar insistentemente a los servicios de emergencias. Según la denuncia, en una primera llamada le dijeron que tenía que esperar cuatro o cinco días para que se le pasara el dolor; luego ya no obtuvo ninguna respuesta, pese a que insistió una y otra vez y llegó a llamar por teléfono, con la ayuda de una vecina, hasta una decena de veces tanto al 061 como al 112.

Preocupada, la mujer optó por avisar a la Guardia Civil, que inmediatamente se desplazó a su domicilio. Al ver el estado del enfermo, fueron los agentes los que llamaron con urgencia a una ambulancia. Cuando llegó, Norberto había fallecido.

La mujer se negó a firmar un documento que decía que su marido había fallecido de muerte súbita. De hecho, según la familia, la autopsia reveló que el enfermo había sufrido un aneurisma con rotura de la aorta.

Fuentes de la acusación particular explicaron que los médicos que declararon ayer como imputados eran los encargados de marcar las prioridades del servicio de emergencias. La acusación, ejercida por la familia, reclamará a la instructora del caso que amplíe los cargos por negligencia médica y no se limite a un presunto delito de omisión del deber de socorro, ya que entiende que hubo un diagnóstico equivocado y que los responsables médicos debieron hacer más pruebas. Otra de las peticiones será que se cite a declarar al primer facultativo que atendió al enfermo y dijo que padecía lumbalgia.

Este periódico intentó ayer sin éxito conocer la versión de los médicos que están acusados a través de su abogada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios