La mejora de la ciudad por bandera

  • Hasta 15 propuestas de Antonio Jordán han sido aprobadas en los Presupuestos Participativos

A sus 71 años ya está jubilado. Pero Antonio Jordán se lo toma como si fuese un trabajo. Porque su obsesión es mejorar la ciudad: "Hay que hacer cosas que beneficien a la gente y no pensar sólo en nosotros mismos", asegura. Por eso, en sus paseos diarios apunta todo aquello que puede cambiar a mejor. Y no sólo eso, sino que también realiza un informe detallado de lo que se debe hacer con medidas, dibujos técnicos y hasta una propuesta de cómo llevar a cabo la obra, "aunque muchas veces los técnicos municipales eligen su propia opción", añade.

En Participación Ciudadana todos le conocen. "Es casi un técnico nuestro, sólo que voluntario", dicen en este área municipal. De hecho, hasta 15 de sus propuestas han sido aprobadas por el Ayuntamiento dentro de los últimos Presupuestos Participativos. "Y suponen el 10% de todas las que se han hecho o se van a hacer", cuenta este vecino de Carretera de Cádiz. Aunque es aquel distrito el que se lleva la palma en cuanto a sus solicitudes, también hay otras en lugares como el centro histórico. "Yo voy paseando y cuando veo algo, lo apunto", dice Jordán. La inmensa mayoría tienen que ver con la accesibilidad, ya que él es uno de los voluntarios más activos de la asociación Atolmi -participa en numerosos congresos y ayuda a los más jóvenes a ser concienciados- y busca hacer Málaga más accesible "a todo el mundo".

Con ilusión este hombre enseña las cosas que se han hecho gracias a su insistencia: "Si me dicen que no a algo, lo vuelvo a pedir más tarde", dice el jubilado, que cuenta que, fuera de los Presupuestos Participativos, en 2008 realizó un total de 100 propuestas, de las que 60 fueron aprobadas por el Ayuntamiento. Una de las zonas que más ha cambiado "y cambiará" gracias a su mirada crítica es calle Frigiliana. Gracias a su petición se está mejorando una parte de la acera en los números 6 y 8, así como en los que van del 21 a 37, "aunque ahí pararon en agosto". Y como no sabe por qué, entrega informes de seguimiento de la obra en el área de Participación Ciudadana, ubicada en Parque Mediterráneo: "hay que informar y ser pesado, así ganamos todos".

En la misma vía observa cómo ya están listos para funcionar los nuevos semáforos, instalados también a petición suya, aunque su punto preferido es el cruce entre las calles Frigiliana y Realenga de San Luis: "ahí he conseguido que se haga una rotonda. Es un sitio donde hay numerosos golpes entre los vehículos y algún día pueden atropellar a alguien". Allí mismo demuestra que tiene casi un radar para los desperfectos. "Mira esa palmera, algún día se puede caer y hacer mucho daño. O esta valla, se ha movido para que puedan aparcar los coches y la acera es más pequeña. ¿Por qué siempre tienen que perder espacio los peatones?", se pregunta Jordán, que se muestra incansable: en lo que va de año ya ha presentado una veintena de propuestas. La última, una barandilla para uno de los puentes del Parque del Oeste.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios