Las obras de mejora de las dársenas interiores finalizarán en octubre

  • Los trabajos permitirán duplicar la anchura del acceso y facilitarán las maniobras de los buques

Las obras de mejora del canal de acceso a las dársenas interiores del puerto de Málaga, que incluye la demolición de los diques de abrigo de la dársena de embarcaciones menores tiene prevista su finalización para después del verano, en concreto el próximo 13 de octubre, según informó ayer el presidente de la Autoridad Portuaria, Paulino Plata, durante una visita a las obras que, una vez listas, permitirán duplicar la anchura del "estrecho" canal por el que actualmente entran los buques, pasando de 110 a 190 metros aproximadamente.

Esto hará, tal y como subrayó Plata, que los barcos se puedan incorporar "con mucha más seguridad" al interior del puerto, especialmente aquellos de mayor envergadura, como los cruceros que atracan en la estación de El Palmeral, el Melillero, u otras embarcaciones que realizan sus actividades en esta zona.

En concreto, las obras, que comenzaron a finales del año pasado, se encuentran al 60% de su ejecución. En la zona continúa trabajando, desde el pasado mes de mayo, la draga 'Ardenza', al objeto de retirar los restos de losas de estructuras de los transversales norte y sur de la dársena de embarcaciones menores que aún no se han eliminado, para sí proceder a la extracción de los pilotes que sostenían dichas estructuras. En este sentido, Plata destacó que los trabajos de excavación y dragado (hasta una cota de diez metros de profundidad) estarán listos para final de este mes de julio, con lo que "gran parte de la obra, la de mayor ruido y molestias se acabará en pocas semanas". El paso posterior será realizar un muro de protección en el borde de la plataforma como finalización de los trabajos.

Así, una vez que ya se ha llevado a cabo la primera parte de las actuaciones, correspondiente a las demoliciones de los edificios y otras instalaciones portuarias de la zona, la empresa encargada de la ejecución del proyecto (SATO) ha concluido también el refuerzo de los denominados "duques de alba", unas estructuras aisladas que sirven para dar apoyo lateral y amarre a los buques, que están dotados con unos bolardos de 75 toneladas.

La nueva estructuración del espacio, cuya remodelación comenzó a finales del pasado año, permitirá el atraque de buques de hasta 392 metros de eslora en el adosado de Levante (ADL). "La intención es que quede disponible un muelle nuevo, teniendo en cuenta la zona de adosado al Dique de Levante más todo lo que se está consiguiendo ganar", detalló Plata, agregando que esta nueva zona de atraque, que una vez completa abarcaría unos 400 metros en total, tendría capacidad para dar cabida a siete barcos de crucero simultáneamente.

"En el mar, tanto en el tráfico de mercancías como en cruceros, se tiende al gigantismo", comentó Plata, para explicar que esto obliga a las infraestructuras portuarias atener más capacidad para darles cabida. "En el caso de los cruceros nosotros tenemos capacidad para recibir a los más grandes del mundo, que vienen con frecuencia", afirmó. El presupuesto total de esta actuación supera los 1,1 millones de euros, financiados en parte con fondos europeos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios