El mercado de Atarazanas cierra hoy para su rehabilitación

  • El zoco provisional abrirá sus puertas el próximo viernes durante 18 meses

Más de ocho años han tenido que pasar para que se haga realidad la rehabilitación del mercado más emblemático y antiguo de la capital malagueña. El zoco de Atarazanas cerrará hoy sus puertas hasta que culminen las obras que mejorarán el actual edificio que data del siglo XIX, catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC), y que costarán casi 7 millones de euros.

Durante, al menos, los próximos 18 meses el mercado permanecerá cerrado al público para que la empresa Sacyr puede llevar a cabo el proyecto de rehabilitación que han diseñado los arquitectos José González Gallego y María José Aranguren.

Mientras se prolonguen las obras, los comerciantes del histórico edificio continuarán atendiendo a los malagueños en el mercado provisional que el Ayuntamiento de Málaga ha construido sobre el aparcamiento subterráneo ubicado en la calle Camas, que supuso una inversión cercana a los 3 millones de euros.

Desde hace varios días los comerciantes se afanan por ultimar los detalles de los que serán sus nuevos puestos mientras terminan las obras de rehabilitación del zoco de Atarazanas.

Aunque no será hasta esta tarde cuando comience el traslado definitivo de la maquinaria y mercancía a la nueva ubicación. El presidente de la Asociación de Comerciantes de los Mercados Municipales de Málaga, Juan Manuel Bravo, aseguró ayer a este periódico que durante los próximos días se terminará de acondicionar el edificio provisional, ya que "durante la Navidad no ha habido tiempo".

El nuevo mercado de la calle Camas no abrirá sus puertas hasta el próximo viernes. Ese es el día que los comerciantes tienen de plazo para poner a punto los 260 puestos del actual.

A pesar de que el Ministerio de Fomento adjudicó el proyecto de reforma del mercado de Atarazanas el pasado 24 de octubre, los comerciantes llegaron a un acuerdo para retrasar el traslado hasta después de Navidad dado que es la época de mayores ventas.

La propuesta fue bien acogida tanto por el Gobierno central como por el Consistorio malagueño, que financiarán al 50 por ciento el proyecto que rondará los 13 millones que costará después de que hubiera que revisar el documento original para adaptarlo a la nueva ley en materia de edificación debido al retraso que acumulaba.

El Ministerio de Fomento asumirá su parte con cargo al 1 por ciento cultural, mientras que el Ayuntamiento deberá aportar la otra mitad de los Presupuestos municipales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios