Los mercados municipales cierran 2011 con una bajada en las ventas de un 30%

  • La crisis golpea al sector con un descenso de los ingresos · El periodo navideño, marcado por las compras de última hora

La crisis económica ha marcado la actividad de los mercados municipales de Málaga capital durante todo el año 2011 y, especialmente, en esta pasada campaña navideña, con un descenso medio en la facturación que se sitúa en el 30% con respecto al ejercicio anterior. El año 2011 ha estado condicionado por la crisis "de una manera bárbara", indicó el presidente de la Asociación de Comerciantes de Mercados Municipales de Málaga, Juan Manuel Bravo, quien precisó que, en el caso concreto del periodo navideño, "la gente ha comprado menos, pero sobre todo lo ha hecho a última hora". "No ha habido una previsión como ocurría antes", apostilló.

Al respecto, el representante de los comerciantes de los mercados de abastos de la capital malagueña explicó a Europa Press que "si antes la gente compraba para la Navidad un jamón, por ejemplo, ahora ha comprado sólo la cantidad que iba a consumir durante esos días".

Bravo señaló, asimismo, que hace unos años las compras navideñas comenzaban en torno al 15 de diciembre y se extendían, incluso, hasta la primera semana de enero: "La Navidad no era una fecha concreta, sino un periodo". Algo que, sin embargo, no ha ocurrido en esta ocasión, concentrándose las ventas en los dos o tres días antes de Nochebuena. En este punto, el presidente de la Asociación de Comerciantes de Mercados Municipales de Málaga sí destacó que el hecho de que no hubiera mucha demanda ha influido también en que los precios no aumentaran a última hora, por lo que "no se ha pagado más por comprar al final".

En general, afirmó que 2011 ha sido "mucho peor" que 2010, ya que "la crisis se ha ido agudizando con el paso de los años". Sin duda, dijo que ha sido "el más flojo en ventas" y se muestra cauto ante lo que pueda deparar este 2012: "esperemos que vaya habiendo alguna mejoría porque no sabemos hasta qué punto se podrá aguantar esta situación". Otro efecto de la crisis económica y del descenso de las ventas ha sido la reducción de la plantilla. Aunque en los mercados municipales no sea muy habitual la contratación de personal, ya que suelen ser puestos familiares, los que sí tenían trabajadores, en muchos casos han tenido que prescindir de ellos, según Bravo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios