Los mercados podrán abrir las tardes, festivos y fines de semana

  • La ordenanza municipal fija la opción de ampliar el horario si lo pide la mayoría de los comerciantes · El Consistorio se agarra a la iniciativa privada para hacer nuevos zocos

La posibilidad de que los vecinos de Málaga compren en los 15 mercados mayoristas de la ciudad por las tardes toma cuerpo. La ordenanza de mercados elaborada por el área de Promoción Empresarial y Empleo, ya aprobada inicialmente, contempla como principal novedad respecto a la normativa vigente esta opción, sólo aplicable si lo demanda la gran mayoría de los comerciantes de cada uno de los zocos. Así lo explicó ayer la recientemente nombrada delegada del departamento, Esther Molina, quien compareció por vez primera ante los medios de comunicación.

La responsable municipal, conocedora de la materia, dado que semanas atrás era directora de Comercio, subrayó que la ampliación de los horarios es una de las principales innovaciones del texto, ahora abierto a información pública. La medida, en cualquier caso, no se limitaría a las tardes, sino que sería igualmente ampliable a los días festivos y fines de semana. Pero para que ello sea posible el sentir de los responsables de los puestos debe ser amplio. De hecho, Molina indicó que el Ayuntamiento sólo autorizará esta acción si lo exige al menos el 75% de los comerciantes.

La delegada destacó que se insiste en un porcentaje elevado porque lo que se busca es que a esas horas "haya realmente actividad en los mercados". Al tiempo, recordó que esta acción se puso en práctica de forma experimental la pasada Navidad en el zoco de El Carmen, sin que el funcionamiento fuese del todo satisfactorio.

A este nuevo parámetro en el funcionamiento de los zocos de la capital de la Costa del Sol se incluye la apertura del camino a que se ejecuten mercados de gestión privada. Es por ello que la nueva norma pone sobre la mesa la posibilidad de que el Consistorio saque a concurso la cesión temporal de parcelas con el fin de que empresas asuman la construcción y explotación de las instalaciones.

En esta vía, la labor municipal se limitaría a cobrar un canon por la concesión y a hacer valer el cumplimiento de la ordenanza, quedando en manos de la firma adjudicataria todo lo vinculado con el mantenimiento, así como su adjudicación a los comerciantes. La alternativa, admitió la delegada, permitiría impulsar nuevos proyectos en la ciudad hoy inasumibles por el Consistorio. "No tenemos fondos para construir mercados", afirmó.

Esta es la fórmula que el área de Promoción Empresarial contempla para las nuevas actuaciones previstas en Campanillas y Teatinos, únicos distritos que no cuentan con mercado y donde "existe una gran demanda". En ambos supuestos, aclaró, los trámites urbanísticos que se están siguiendo para adecuar la situación de los suelos seleccionados no permite prever que los pasos futuros sean inmediatos.

A pesar de ello, Molina destacó la existencia de "interés" en ambos proyectos y rechazó que con la gestión privada de los zocos pueda ocurrir algo parecido a lo sucedido con las guarderías, plan lastrado en el tiempo por la falta de interés de las empresas.

Otra opción es la gestión compartida entre el Ayuntamiento y los comerciantes. Esta vía es planteable si un 75% de los comerciantes lo solicita. ¿Qué supone ello? En esencia permite liberar al Ayuntamiento de parte de sus actuales obligaciones, caso de la limpieza y la vigilancia de las instalaciones. La ordenanza busca no perder la esencia tradicional de los mercados, por lo que obliga a que al menos el 65% de los locales estén destinados a carne, pescado y verduras; otro 10%, a congelados, mientras que se autoriza que el resto tenga otros fines.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios