Un bebé de 18 meses, ingresado en el Materno por presunto maltrato

  • La madre, que ha sido detenida, declaró en Urgencias que se había caído de la cuna

Un bebé de 18 meses se encuentra ingresado desde el pasado domingo en el Hospital Materno Infantil de Málaga por las lesiones causadas en un presunto caso de malos tratos. Su madre, vecina de la zona de Carretera de Cádiz, acudió al centro hospitalario con su hijo hace dos días y en Urgencias declaró que el pequeño se había caído de la cuna. En la revisión, los pediatras encontraron hematomas en distintas zonas del cuerpo y de distintos niveles de evolución, lo que significa que no se produjeron en el mismo momento, sino en días sucesivos y de forma, supuestamente, reiterada. Ante la sospecha de los facultativos, se activó el protocolo de posible maltrato infantil, se comunicó al juzgado y la madre fue detenida.

Fuentes cercanas al caso precisaron ayer que a finales de enero el mismo pequeño había tenido que ser atendido en Urgencias, aunque sus lesiones no necesitaron de estancia hospitalaria. Ayer se encontraba ingresado en la quinta planta de Pediatría. Desde el Hospital Regional afirmaron que "el menor está siendo atendido" y agregaron que "desde el Servicio de Protección de Menores están intentado buscar al familiar más cercano del menor". Esta familia extensa se tendría que hacer cargo del menor ante un decreto de desamparo. De no ser así, se procedería a un acogimiento de urgencia.

"Cuando se trata de niños tan pequeños no suelen llegar a los centros de protección de menores, sino que se intenta buscar una familia de acogida a través de las ICIF (Instituciones Colaboradoras de Integración Familiar)", explican desde un centro de menores. "Los más pequeños que solemos atender son de 4 a 6 años y porque tengan hermanos en el centro", agregan.

Hasta noviembre de 2014 se hicieron en Málaga 82 acogimientos de urgencia. En 2013 fueron 85. Un total de 60 familias ajenas realizan esta labor social que evita que los menores de 7 años pasen por un centro. Están disponibles las 24 horas del día para que, en el momento de la retirada del menor, puedan llevarlo a un hogar con el propósito de que su situación se normalice lo antes posible.

El acogimiento de urgencia es una de las políticas más importantes en el sistema de protección de menores que lleva a cabo la Junta de Andalucía. Con esto, la administración logra evitar la institucionalización de niños de 0 a 6 años y dotarlos de un entorno lo más normalizado posible ante una situación de emergencia que lo aparta de su familia de origen de forma temporal. El máximo de tiempo que los menores pueden permanecer amparados por esta fórmula son nueve meses. Esto hace que se acelere el trámite y que los niños no estén más tiempo del necesario alejados de sus familias, salvo que se trate de víctimas de violencia y la recomendación sea la contraria. Entonces, el menor pasa a otro tipo de medida o se le prepara para una adopción.

Este nuevo caso de supuestos malos tratos se produce en la misma semana de la muerte del pequeño Alejandro, ahogado supuestamente a manos de la pareja sentimental de la madre, según consta en el atestado de la Guardia Civil. Antes de que se produzcan estos desenlaces, son los centros de salud los que destapan centenares de abusos y prácticas violentas con menores. En 2013, en el Distrito sanitario Málaga-Valle del Guadalhorce se remitieron 135 partes judiciales en los que las víctimas eran menores de 18 años. Eso sí, estos casos no suelen ser muy graves porque los más severos llegan directamente al hospital.

En casi la mitad de los casos -65 de las 135 sospechas notificadas al juez en 2013 por el Distrito, la supuesta agresión procedía e la persona que en teoría debía de proteger al menor, es decir, sus progenitores o cuidadores más directos. Es por eso -por su situación de riesgo- por lo que los profesionales de los centros de salud, además de hacer el parte judicial, ponen en marcha un engranaje de cara a la protección del menor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios