Con el miedo en el cuerpo

  • Una mujer pone una reclamación por un implante de mamas con prótesis PIP

Elena es guapa, pero quería mejorar su figura. En 2009 se hizo un implante de mamas. Le costó 4.000 euros. No sospechaba que antes de tres años tendría que quitárselo. Lleva prótesis PIP. O lo que es lo mismo, el miedo en el cuerpo. Desde que estalló la polémica está angustiada. "Estoy muy mal, física y psicológicamente. Me quiero quitar las prótesis ya", cuenta Elena Kolodysta. Asegura que, pese a que salió a la luz que esta marca utilizaba una silicona no apta para uso médico, la clínica Dorsia en la que se hizo el implante no se puso en contacto con ella para informarle que llevaba prótesis PIP. Se enteró cuando, agobiada por la información de prensa, acudió a preguntar qué marca le habían implantado. Y eran prótesis PIP.

"Llevo un mes con dolores. Siento como si me quemara por dentro", afirma. No obstante, según la ecografía que se hizo hace un par de semanas, no hay ningún problema con la prótesis. Elena acudió a la clínica en la que se operó, pero dice que tuvo que pagar los 60 euros de la ecografía. De acuerdo a su versión -porque la clínica no quiso entrar en casos concretos debido a la protección de datos-, el centro sanitario le ha ofrecido sustituirle el implante pero tendría que pagar 1.690 euros para cubrir los gastos de quirófano, las nuevas prótesis y el trabajo del anestesista. Ella entiende que no debería abonar nada, pero el 27 de febrero se opera en esa clínica.

Elena reconoce que se siente indefensa y ante una encrucijada: no tiene confianza en la clínica en la que se operó, pero si acude a otro cirujano plástico tendrá que costearse la intervención completa. Por ello ha presentado una reclamación contra el centro sanitario con el asesoramiento del Defensor del Paciente. No descarta una demanda judicial en el futuro.

No obstante, insiste en que el frente sanitario es su prioridad. "Estamos hablando de la salud de una persona", apunta su marido, Juan Martín. Y añade: "Ahora todo el mundo se lava las manos. Hay un fraude desde el fabricante. Además, las prótesis han pasado todos los controles sanitarios, desde los de la Unión Europea hasta los de España".

La pareja pone en tela de juicio esos controles, denuncia que los implantes PIP están dando problemas desde 2005 y asegura que en Estados Unidos no se ha puesto "ni una" de estas prótesis. Cirujanos plásticos consultados por Málaga Hoy estimaron que en la provincia no debe haber muchas mujeres a las que se les haya implantado esas prótesis. Pero Martín teme que aunque sean pocas, no estén avisadas de que llevan implantes PIP y aboga por su unión. Para ello ha creado el correo afectadaspip-malaga@hotmail.com. Elena insiste: "Es que has pagado un producto con supuesta garantía cuando al final resulta que no la tiene".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios