Málaga

Una mina bajo la ronda oeste

  • El Metro a Teatinos atravesará la autovía con un túnel que estará a trece metros de profundidad y cuya ejecución tardará unos ocho meses · El sistema que se empleará evitará el corte del tráfico durante la obra

Comentarios 2

A lo largo de casi ocho meses los miles de vehículos que a diario transitan por la ronda oeste de Málaga estarán circulando por encima de lo que podría, perfectamente, denominarse una mina. Aunque a nadie, de momento, se le ha ocurrido excavar bajo la autovía en busca de mineral alguno. El motivo es más sencillo y está directamente vinculado al proyecto de mayor envergadura en la historia de la ciudad, la construcción del Metro. Parte del trazado de la línea 1 del suburbano, que unirá La Malagueta con la zona de Teatinos, afecta a la carretera, aunque la ejecución de este tajo en ningún caso alterará el movimiento de los más de 200.000 vehículos que cada jornada circulan por la misma.

Después de que el Ministerio de Fomento rechazase la petición de la concesionaria del ferrocarril urbano, Metro Málaga, para cortar por fases la autovía y desarrollar los trabajos del ramal mediante los conocidos muros pantalla (misma técnica que se utiliza en las obras de Carretera de Cádiz), a los técnicos de las empresas adjudicatarias no les ha quedado más remedio que buscar una alternativa, que no es otra que excavar un túnel bajo la ronda casi del mismo modo a como se hace una mina.

De hecho, la técnica a emplear se denomina precisamente túnel en mina y es semejante a la empleada hace varios años en la ciudad para la construcción del túnel de la Alcazaba. Este procedimiento, que tiene diversas y numerosas versiones, ya sea austriaca, alemana o belga, permitirá avanzar en la construcción del paso soterrado garantizando en todo momento la estabilidad de la estructura. Los datos del proyecto puesto sobre la mesa de la Administración autonómica sitúan la profundidad del túnel a unos trece metros bajo tierra, mientras que la longitud del mismo será de unos 60 metros, aproximadamente.

El detalle es que mientras los operarios de la obra estén dando forma al trazado por el que circularán en unos años los trenes del Metro, miles de conductores pasarán como si nada sobre sus cabezas. La ejecución de esta actuación podría prolongarse entre 6 y 8 meses, según informaron fuentes cercanas al proyecto.

El modus operandi no se atisba como excesivamente complicado, aunque el mismo ha de adaptarse a las características del subsuelo en el que se va a actuar, eminentemente arcilloso. Por este motivo, las fuentes explicaron que el primer paso al afrontar la excavación del túnel es la colocación de alrededor de 40 micropilotes de hormigón, de unos veinte centímetros de diámetro, que formarán una especie de corona de entre 5 y 7 metros de largo. Estos dispositivos servirán a modo de "paraguas" protector para garantizar la estabilidad del terreno y permitir el inicio de la extracción de la tierra. Conforme avancen las máquinas retirando los residuos, los operarios irán adelantando la colocación de nuevos micropilotes.

No obstante, esta intervención se divide a su vez en dos etapas. En un primero momento se excavará la mitad del túnel y se iniciará la colocación de unas coronas metálicas, que serán hormigonadas, y que servirán como sustento definitivo del túnel. "Es la manera de ir revistiendo el túnel", precisaron las fuentes. Una vez culminada esta tarea, se dará paso a lo que se denomina destrozo del túnel, que no es otra cosa que la supresión de la tierra existente en la parte inferior del paso, y la construcción de la contrabóveda.

La intención de la concesionaria es afrontar esta parte de la obra por los dos extremos del túnel, por lo que antes de cualquier intervención deberán realizar dos pozos de ataque. Esta infraestructura se realizará en las márgenes de la ronda oeste, mediante muros pantalla y su ejecución puede durar unos dos meses.

La profundidad de las pantallas de hormigón rondará los 15 metros, por 25 de ancho (casi 400 metros cuadrados). Los datos manejados por Metro Málaga permiten concluir que los trabajos de excavación de este paso soterrado supondrá la retirada de al menos 8.000 metros cúbicos de tierra.

60

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios