Una mirada saludable y a la última

  • El verano es la temporada de las gafas de sol, pero saber elegirlas es fundamental para proteger los ojos

Inolvidables son las de tipo aviador que lucía Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes o las que imprimían carácter al detective Sonny Crockett a quien daba vida Don Johnson en Corrupción en Miami. Las gafas de sol se han convertido en un accesorio indispensable para cualquier temporada, pero en verano son las reinas sobre la pasarela y a pie de calle. Sin embargo, no hay que olvidar que, más allá de aportar un toque chic, su misión es la de proteger la vista ante los rayos de sol y una mala elección pueda acarrear serios problemas de salud. Comprarlas en ópticas y establecimientos homologados y fijarse más en el cristal que en el diseño de la montura son algunas pautas indispensables para cuidar los ojos sin tener que renunciar a un look a la última.

Las condiciones climatológicas hacen que "usar gafas de sol en esta tierra sea algo totalmente necesario". Así lo asegura el catedrático de Oftalmología Antonio Piñero. Según explica, "lo importante en unas gafas de sol son los cristales. Cuantos más rayos ultravioletas (UVA) puedan filtrar, mejores y más caras serán". Aquellos cristales que filtren "entre un 25% y un 30% ya son saludables, aunque algunas marcas ofrecen una protección total".

Todos los expertos recomiendan que a la hora de comprar unas gafas de sol se tenga en cuenta esto, porque unos cristales de mala calidad no sólo no protegen los ojos, sino que incluso pueden provocar lesiones. "Puede ser que el cristal no filtre nada o que incluso haga efecto lupa, concentre los rayos de sol y provoque daños en la cornea", asegura Piñero.

En cuanto a la edad para comenzar a llevar gafas de sol, aunque no se desaconseja su uso en niños, Antonio Piñero asegura que "la naturaleza tiene sus propios filtros" y que "tanto los niños como los jóvenes, al igual que ocurre con la piel, soportan mejor los rayos de sol". Por contra, las complicaciones en la vista como consecuencia de los efectos del sol o el mal uso de unas gafas se presentan en pacientes que rondan los 50 años, ya que a esa edad muchos empiezan a sufrir de cataratas, una dolencia que supone la pérdida de transparencia del cristalino y que hace más vulnerables los ojos a cualquier elemento externo que pueda dañarlos.

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de elegir unas gafas de sol es la existencia o no de alguna patología previa en la visión. Carlos González-Vilardell es oftalmólogo y advierte que en estos casos "hay que utilizar gafas de sol graduadas". Además, continúa, para las personas que tienen algún problema de visión "lo recomendable es revisarse la vista una o dos veces al año" y comprobar que la graduación tanto de las gafas comunes como las de sol está actualizada.

Al comprar unas gafas de sol hay que procurar optar siempre por ópticas y establecimientos homologados "que trabajan con firmas que responden" y, apunta González-Vilardell, "evitar hacerlo en mercadillos y tiendas de ocasión". No siempre es fácil detectar si las gafas de sol que usamos están dañando nuestros ojos aunque "dolores de cabeza o una mala visión" pueden darnos una pista.

Desde Facua recomiendan a los consumidores que se aseguren siempre de que las gafas de sol que compran "cumplan con las normas de regulación y calidad que establecen tanto la legislación española como la comunitaria", que pregunten "si protegen correctamente contra los rayos solares" y que se elijan "en función del uso que el usuario vaya a darle y de su edad". No es lo mismo que vayan a llevarse en la playa, la montaña, durante una actividad deportiva o en una conducción prolongada. De cualquier forma, insisten, "el mejor consejo es acudir a un óptico-optometrista".

Las gafas solares, explican desde Facua, "están catalogadas como equipos de protección individual (EPI) y, como tales, deben pasar estrictos controles de calidad" por lo que deben ir acompañadas de un pequeño folleto que explique las condiciones de uso, haga recomendaciones sanitarias e informe sobre las incidencias de los rayos ultravioleta en el ojo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios