Los monitores piden a la Junta la subrogación de sus contratos

  • Un centenar de afectados se concentraron ayer en Educación para exigir su regreso a los colegios

Virginia Vázquez se emocionó ayer cuando el director de su antiguo centro de trabajo, junto a otros tantos, se puso frente a los manifestantes para aplaudirles en señal de apoyo y respeto. Esta monitora de apoyo administrativo, que ha realizado labores de secretaría durante los últimos seis años, se concentró junto a un centenar de compañeros malagueños para reclamar el puesto de trabajo que perdieron la semana pasada y para el que ahora la administración regional va a pedir dos titulaciones que la mayoría de ellos no tiene. Con pancartas, pitos y altavoces pedían a la Junta que se subroguen sus contratos, al ser nueva competencia de la administración y no como hasta hace poco de empresas privadas de servicios.

"Los directores han venido a presentar un escrito de los consejos escolares del centro pidiéndoles que nos tengan en cuenta, que somos personal necesario para el centro", explicó Virginia Vázquez. "Nos sienten parte del equipo y nos lo han demostrado", añadió orgullosa de la respuesta de los equipos directivos de los centros. Apoyados por CCOO y después de no conseguir avance alguno en la pasada mesa sectorial, mediante la protesta intentaron hacer ver que su experiencia de años es más que suficiente para demostrar su capacitación en el puesto que venían desempeñando. "La Junta parece empeñada en sacar la oferta a través del SAE y pedirá el ciclo superior de Administración y Finanzas o el de Animación Sociocultural", apuntó Vázquez y subrayó que "No parecen dispuestos a convalidar esa titulación por nuestra experiencia".

Loli Merchán, Mavi Carrero, Loli relataban ayer que han estado años trabajando con "un salario por debajo de convenio, sin pagas, sin vacaciones retribuidas" y, sin embargo, la implicación personal en el puesto les hacía seguir sin queja. "La compensación es el trabajo, tus hijos estudian en el colegio, tratas con los profesores, con otros padres, no se trata de un vínculo frío", resaltaba Mavi Carrero. Y Loli Merchán, que ha estado compatibilizando su labor en dos colegios de Coín, apuntaba que "no estamos pidiendo dinero sino que se nos reconozcan los años de trabajo y la experiencia".

El 23 de noviembre se manifiestan en Sevilla junto al resto de afectados andaluces, alrededor del millar de personas. Ahí llevarán la frase que lo resume todo: "si ayer éramos aptos para trabajar, mañana lo seremos también".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios