Una moto anfibia para circular por tierra y agua

  • Un joven inventor de Villanueva de Tapia ha patentado este ingenio que consiste en adaptar una motocicleta convencional con dos flotadores de neopreno a ambos lados

Circular con el mismo vehículo de dos ruedas tanto por tierra firme como sobre el agua será posible gracias al dispositivo patentado por José Antonio Aguilera, un joven inventor del municipio malagueño de Villanueva de Tapia, que convierte en anfibia una motocicleta convencional.

La idea surgió por una experiencia propia, cuando Aguilera circulaba con su motocicleta de enduro y quedó atrapado por el agua en un arroyo, por lo que empezó a trabajar en una solución para estos casos, según señaló el inventor.

El ingenio consiste en colocar a la salida del tubo de escape de la motocicleta una válvula de tres vías, con una entrada y dos salidas, que introduce el humo por un tubo metálico flexible hasta un dispositivo que lo enfría.

Ese mismo aire será el que infle los dos flotadores de neopreno situados a ambos lados de la motocicleta, que se sumerge hasta quedar bajo el agua un tercio de la altura de sus ruedas.

De esa forma, la rueda trasera puede ejercer, al girar, la tracción para que la moto avance sobre el agua, mientras que la rueda delantera puede actuar como timón, explicó Aguilera, que ha recibido un premio del Club de Inventores Españoles a la mejor idea sobre vehículos anfibios de dos ruedas.

Este vehículo puede ser útil para quien viva junto a un embalse o un río, para quien en una ciudad del litoral desee evitar a través del mar las congestiones de tráfico o simplemente como un elemento de diversión, según Aguilera, que espera la llegada de patrocinadores para poder desarrollar el prototipo.

Este joven ya ha concebido otros inventos como un badén para reducir la velocidad de los vehículos que permite que sólo sufran los molestos botes que causan los dispositivos tradicionales aquellos automóviles que superen el límite fijado en la vía.

También inventó un borde para instalar en piscinas, con una capa de espuma blanda, una segunda capa reflectora y una tercera capa de caucho, polipropileno o neopreno, que reduce el riesgo de lesiones en caso de caídas y, al mismo tiempo, calienta el agua gracias al sol.

El primer invento presentado por Aguilera fue un sistema de almohadillas neumáticas para instalar en los tronos que salen en procesión en Semana Santa, con las que se reparte por igual la carga que debe soportar cada portador, independientemente de su estatura o del desnivel del terreno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios