Un joven muere acribillado a plena luz en una urbanización de Estepona

  • La víctima recibió al menos dos disparos en la cabeza, pero en el lugar se recogieron casi una decena de casquillos · El fallecido viajaba en un todoterreno con otra persona y fueron tiroteados desde otro coche

Comentarios 1

Nueva muerte violenta en la parte más occidental de la Costa del Sol. En esta ocasión, el tiroteo tuvo lugar ayer en la barriada de Cancelada, en Estepona. Los hechos sucedieron en la urbanización Bel-Air en torno a las 14.00, cuando los ocupantes de un BMW de color verde la emprendieron a tiros contra un todoterreno de alta gama de color negro.

Cuatro disparos alcanzaron la luna delantera en el lado del acompañante, donde iba el fallecido, mientras que un quinto impactó en la puerta, al parecer sin herir a ninguno de los ocupantes, ya que en el coche no había manchas de sangre.

En su huida, el vehículo en el que viajaba la víctima terminó empotrándose contra una farola en la calle Mejorana. Fue entonces cuando, según manifestaron testigos presenciales, "el conductor se bajó del coche y huyó calle abajo mientras que la víctima empezó a correr hacia arriba".

Una vecina narró que "después de oír el impacto contra la farola me asomé al coche para ver cómo estaba el conductor y si necesitaba ayuda, pero encontré el vehículo vacío y un cuerpo a unos 100 metros". Al ir a socorrerlo la mujer se percató de que el joven presentaba "al menos dos disparos en la cabeza", aunque según dijo, "había unos ocho casquillos en el suelo".

Cuando la testigo se acercó al cuerpo ya sin vida del joven, volvió al lugar de los hechos el conductor del vehículo tiroteado para ver cómo estaba su compañero. Las citadas fuentes explicaron que "el joven venía muy alterado y acompañado de un hombre calvo que no dejaba de hablar por teléfono". El levantamiento del cadáver tuvo lugar en torno a las 15.30 de la tarde.

Tras el tiroteo, los vecinos aseguraron que vieron el vehículo desde el que se produjeron los disparos "huir a toda velocidad".

Hasta el lugar de los hechos se trasladaron efectivos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil.

Una de las residentes declaró que "el conductor del vehículo tiroteado le dijo a los agentes que se dedicaban a robar casas".

El fallecido, al parecer de origen británico, era vecino de la urbanización. Los residentes aseguraron ayer que eran unos jóvenes "normales y bien parecidos", si bien apuntaron que "siempre pasaban con el coche a toda velocidad".

Preguntados los residentes en esta urbanización a cerca de la seguridad en la zona apuntaron que el lunes pasado hubo otro tiroteo. Fuentes policiales describieron que ese día "se encontraron casquillos de arma automática junto a un muro" en esta barriada. Además, aseguran que es muy frecuente ver "movimiento de vehículos muy lujosos que llaman mucho la atención".

El caso está siendo investigado por la Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado (Udyco).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios